Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

18/05/12 - 00:00 Opinión

IMAGEN ES PERCEPCIÓN

Primer presidente gay

Como pólvora corrió la noticia de la portada de la revista Newsweek, en todo el mundo, una bomba que decía: “El primer presidente gay”, se trataba de la portada de una foto mostrando a Barack Obama, con una aureola en arcoíris —símbolo que han elegido para sus banderas los grupos militantes de homosexuales, bisexuales y transexuales— el mandatario de Estados Unidos apoya públicamente el matrimonio homosexual. Andrew Sullivan es un bloguero político homosexual quien destaca en su nota la valentía de Obama, al respaldar a la comunidad gay,

POR BRENDA SANCHINELLI IZEPPI

  a tan solo pocos meses de las elecciones presidenciales, donde el actual presidente buscará su reelección. Obama afirmó durante una entrevista a la cadena de televisión ABC: “Para mí es importante decir que yo pienso que las parejas del mismo sexo deberían poder casarse”.

Y ahora… ¿dónde queda “In God We Trust” (En Dios confiamos), lema nacional oficial de Estados Unidos que figura en la moneda norteamericana, inspirado por el presidente Lincoln en la segunda mitad del siglo XIX?. La gran influencia de los peregrinos puritanos que colonizaron esa gran nación, que fundamentaron sus pilares en la religión y creencias cristianas, que de una u otra manera impregnaron el tejido social norteamericano fueron los responsables de llegar a hacer de Estados Unidos el país más poderoso del mundo.

Obama, con su decisión abierta le da públicamente la espalda a los valores y principios que Dios estableció. Con su actitud entonces contradice que la Biblia es la palabra de Dios, y entonces, ¿cómo van los testigos en un juicio a jurar decir la verdad sobre una Biblia…, para qué?

Cada persona puede hacer de su cuerpo lo que decida, y vivir la sexualidad como le plazca, pero así como los homosexuales exigen sus derechos, también los heterosexuales los tenemos y es la obligación de todos proteger la integridad y la mente de los niños. Los homosexuales también discriminan a los heterosexuales, cuando llaman intolerante a alguien “se atreve” a contradecirles en lo que ellos pretenden imponer.

No es nuevo que existan homosexuales en el mundo existían desde el tiempo de Noé, y los ha habido siempre, y si creemos en Dios, también debemos reconocer que Él otorgó libre albedrío a cada ser humano, para tomar sus propias decisiones, de las cuales todos tendremos que dar cuenta un día. Pero el hecho de permitir un matrimonio entre personas del mismo sexo es una aberración, porque no encaja dentro de los fines establecidos para el matrimonio, que se define como la unión entre un hombre y una mujer, con el fin de permanencia y procrear hijos. Si lo que estas personas desean es legalizar su situación, debería crearse una nueva figura jurídica que se adapte a esta situación particular y no confundir términos.

Lo que más tristeza da a muchas personas en el mundo es que con decisiones como la de Obama, que van en contra no solo de lo establecido por Dios, sino de la propia naturaleza del hombre, llevará a la debacle no solo a EE. UU., sino contribuirá para que la sociedad humana continúe con el inminente proceso y pronta autodestrucción.

Más noticias de Opinión

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.