Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

01/12/12 - 00:00 Opinión

RERUM NOVARUM

SEDAC 2012

Escribo este artículo desde Panamá, en donde estoy participando en el encuentro anual de SEDAC, la reunión anual de los obispos centroamericanos. Es interesante señalar que SEDAC se fundó en 1942, mucho antes que SIECA u otros organismos regionales. En esta ocasión nos reunimos en Panamá, ya que se va a celebrar este año los 500 años de la creación de la primera diócesis en Tierra Firme, que tuvo su sede en este país. La reunión de SEDAC es una reunión fraterna, anual, en que nos encontramos los obispos de la región.

GONZALO DE VILLA

Solemos terminar nuestra asamblea con un mensaje. La mayor parte de él lo dedicamos a reflexionar sobre nuestra misión y las tareas de la evangelización. Sin embargo, una parte del mensaje la dedicamos a algunos de los problemas que atraviesan la región y que encontramos presentes, con distinto grado de intensidad, en todos los países de Centroamérica. Un primer problema que se hace presente es el socavamiento de la democracia que ya no está amenazada como antes por regímenes militares cuanto por la adulteración de la vida política y por la tendencia de constituirse partidos únicos en varios de nuestros países. A ello hay que agregar los altos índices de corrupción que involucran a todo tipo de funcionarios.

Tenemos también la percepción de que las generaciones jóvenes se encuentran con una falta de oportunidades honestas. Otro azote, presente en toda la región, pero con mucha mayor intensidad en el triángulo norte, es la violencia creciente que se vincula con el crimen organizado y con el narcotráfico.

Encontramos también una constante amenaza a la vida en el establecimiento y millonaria promoción de programas que buscan legalizar las causales y abaratar el costo de los abortos en la región. Naciones Unidas y sus agencias tienen entre sus más altas prioridades la difusión de ideologías que favorecen políticas contrarias al bien común y a tergiversar los derechos humanos de primera generación.

Nos parece que es importante subrayar también elementos positivos que observamos en la región. Destacamos en primer lugar la valoración cada vez mayor que de la educación existe en la región. Aunque hay rezagos aún muy grandes, la educación se va extendiendo cada vez más en la región, aunque no siempre en calidad.

En segundo lugar nos parece importante el crecimiento de las redes sociales de que buscan defender diferentes derechos y en general que buscan promover la defensa del sentido de justicia.

La preocupación por la vida y su defensa, sin cortapisas ni excepciones, nos parece el más valioso empeño que como Iglesia podemos asumir y ofrecer.

Desde la fe cristiana entendemos que evangelizar es siempre anunciar la buena noticia. En este año de la fe, nuestro compromiso con el anuncio de la fe pasa por nuestro compromiso de defender la vida amenazada en todas las maneras en que esta puede serlo.

Más noticias de Opinión

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.