Opinión

Energía solar

El sol es una fuente de energía que podemos captar para aprovecharla, y Guatemala se encuentra geográficamente en una posición privilegiada en relación a muchos países. El informe del proyecto Evaluación de los Recursos de las Energía Solar y Eólica (SWERA, en inglés), dice que “Sobre el territorio de Guatemala incide cada año una energía solar de alrededor de 200,000 TWh. La tierra usa esta energía para calentar el ambiente, para el crecimiento de las plantas y la evaporación de agua. Captar el 0.05% de este recurso sería suficiente para cubrir la demanda total de energía del país”.

Por SAMUEL REYES GÓMEZ

Samuel Reyes Gómez
Samuel Reyes Gómez

Me referiré en este artículo a la experiencia familiar en el aprovechamiento de esta energía, con el propósito de estimular su uso, ya que además de ser una adecuada inversión que nos reduce costos en la factura de servicio eléctrico, también nos da la satisfacción de contribuir a mejorar el ambiente. Podemos aprovechar la energía solar térmica en el calentamiento del agua para uso doméstico. En el mercado existen muchas empresas que comercializan “calentadores solares de agua” de muy buena calidad, que podría reducir entre 150 a 225 kWh, lo que podría ahorrar en la factura alrededor de Q400 mensuales La inversión podría recuperarse en un máximo de año y medio.

Es conveniente también aprovechar la energía solar fotovoltaica, comúnmente conocida como energía de paneles solares; hace algunos años la rentabilidad de la inversión en paneles solares para uso doméstico era dudosa. Se necesitaba almacenar la energía producida durante el día para aprovecharla durante la noche, que es cuando hay más consumo, esto requería la compra y mantenimiento de acumuladores de energía de ciclo profundo. En 2008, la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNNE) emitió la resolución CNNE No. 171, en la que autoriza a los usuarios autoproductores con excedentes de energía para inyectar energía eléctrica al sistema eléctrico. La medición se hace con un registro y lectura en forma bidireccional —inyecciones y retiros de energía—. El distribuidor leerá, cada mes, los registros del medidor al observar la medición neta (Net metering); cobrará si hay consumo de acuerdo con la tarifa que corresponda y, si hay inyección de energía de parte del usuario, se lo reconocerá como crédito a favor del usuario, con liquidación trimestral.

Se necesita hacer un diagnóstico de consumos mensuales de energía para determinar la cantidad de paneles por colocar. El costo por cada uno puede oscilar entre Q5 mil a Q6 mil, por lo que la inversión podría ser entre Q20 mil a Q40 mil, que puede recuperarse entre cinco a seis años. El rendimiento del dinero será del 17 al 20% anual —si tenemos una inversión en algún banco esta alternativa es mucho mejor—. El cuidado que debe tenerse es el tipo de paneles a comprar, pues deberá ser de óptima calidad y la empresa debe garantizar un mínimo de 20 años de vida útil.

La producción varía a lo largo del año, pues hay variaciones estacionales. El secreto es colocarse en una franja de consumo entre 0 a 100 kWh, pues en ella tendremos “tarifa social”, en la que el kWh tiene un costo subsidiado de Q0.50, aproximadamente. Los paneles deben colocarse en dirección norte sur, para aprovechar el tránsito del Sol a lo largo del día, y en un ángulo de 15 grados de inclinación, por nuestra posición respecto del ecuador.