Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

27/07/13 - 01:04 Opinión

ALEPH

Securitas

Nadie podría dudar que Guatemala necesita ser un país más seguro. Situado en el triángulo norte de Centroamérica, considerado la última frontera al norte de uno de los dos corredores migratorios más grandes del mundo, y siendo uno de los países más desiguales y violentos del planeta, a nadie podría caberle la menor duda de que lo que necesitamos quienes por aquí vivimos es seguridad. Seguridad de todo tipo, desde la alimentaria, la laboral, la jurídica, la personal y la nacional hasta la informática, diría Snowden.

CAROLINA ESCOBAR SARTI

Sin embargo, en Guatemala, cuando se habla de seguridad, la mayoría de las personas piensa inmediatamente en una seguridad asociada a armas, policías y ladrones, narcos, héroes, chalecos antibalas, carros blindados, prisiones, Rambos, mafias o uniformes. Aquí los niños que mueren de hambre no roban tantas portadas ni noticias en los medios como las que roban las fuerzas de seguridad del país. Aquí, por ejemplo, la impunidad no es tanto show como la delincuencia, porque nuestro Estado es más policial que seguro, porque apresar a 10 pandilleros reditúa imagen política, aun sin importar si salen tres días después de la cárcel. Será porque en el imaginario guatemalteco, la seguridad solo tiene que ver con el crimen y la sangre.

Leyendo el boletín electrónico “Seguridad al día…”, de la Fundación Myrna Mack, veo que “con un techo de Q306.98 millones el Ministerio de Gobernación tiene previsto comprar 45 mil 396 armas, entre pistolas, fusiles y subametralladoras, según dio a conocer el ministro Mauricio López Bonilla (…) Según explicó Vernón Ayala, asesor del Ministerio de Gobernación, en el 2013 comprarán 17 mil 145 armas cortas, 100 fusiles y 100 subametralladoras; en el 2014 comprarán 6 mil 750 armas cortas, 3 mil 900 fusiles y 3 mil 900 subametralladoras; y en el 2015 comprarán 5 mil 500 armas cortas, 4 mil fusiles y 4 mil subametralladoras (…) Para esa compra, Gobernación emitirá un solo Acuerdo ministerial que le permita hacer la compra sin licitación, el cual tendría un techo presupuestario de Q306.98 millones, de los cuales en el 2013 serán utilizados 87.73 millones; en el 2014 podrían usar Q111.75 millones y en el 2015 serían Q107.5 millones (…) Actualmente hay cuatro mil policías nacionales civiles en servicio que no cuentan con arma, pero de no hacer la compra este año, Gobernación estima que a finales del 2013 habrían 8,350 policías sin armas y en el 2014 aumentaría a 13 mil 850”.

Para nada digo que no necesitemos actuar con firmeza y justicia frente al desborde de la criminalidad de todo tipo en el país; lo que digo es que la seguridad es un concepto integral, que debería ser visto por cualquier gobierno como una agenda consolidada para la acción, y no solo como un rubro de atención mediática con fines electorales o populistas. Para nada niego que el crimen organizado esté mejor organizado que las fuerzas de seguridad del Estado y que agentes de la Policía Nacional Civil han tenido que pagar de su flaco bolsillo hasta las balas que usan en distintas situaciones.

Lo que digo es que entre la cantidad de armas ilegales que circulan en el país, más estas que estarán en manos de las fuerzas de seguridad de Guatemala, seremos muy pronto un país más armado y a lo mejor hasta con menos criminales, pero no necesariamente más seguro. Porque la seguridad depende también de la aplicación “justa” de la justicia, del hambre resuelta y erradicada, de una educación sólida y continua que llegue a cada rincón de Guatemala, de más y mejores empleos, entre otras cosas.

¿Se han tomado medidas como las que se tomaron para esta compra de armamento, en el rubro social, por ejemplo, de manera sostenida para los próximos tres años? Seguimos invirtiendo más en herramientas para la muerte que en herramientas para la vida. Así, la seguridad seguirá siendo un mito, porque en un país lleno de todo tipo de incertidumbres, la seguridad depende también de muchas cosas que no tienen que ver con armamento.

Más noticias de Opinión

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.