Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

27/07/13 - 01:00 Opinión

MACROSCOPIO

Sigamos haciendo chinche

Se presenta al Ministe-rio Público un solicitud para que se detengan los pagos que se harán a empresas que fingieron hacer obras o las hicieron mal y sencillamente esta entidad desiste de conocer, pues dice que no se presentaron suficientes pruebas, increíble. Ellos, los del MP, son los encargados de investigar y aportar las pruebas que lleven a los responsables a los tribunales, pero ante esta nueva modalidad la Fiscalía evade su responsabilidad, y su calidad de pesquisidor se desvanece.

HUMBERTO PRETI

El tema de los bonos será una ardua lucha en el Congreso, y eso ya se demostró el jueves, cuando varias bancadas abandonaron el hemiciclo.

Roberto Villate, jefe de Líder, también culpó al PP. “No podían agilizar la lectura de las leyes pendientes sin que estuviera la princesita de los bonos; si no, hubiera sido un bochorno pasarla solita”, dijo.

Por otro lado, los congresistas se niegan a conocer y a emitir dictamen sobre los gastos del Ejecutivo

Mario Taracena, diputado uneísta que fue presidente por dos años de la Comisión de Finanzas, afirmó que durante el gobierno de Óscar Berger se utilizó el informe como un método de “chantaje” por parte de los legisladores. Indicó que se inició con la modalidad de pedir prebendas a cambio de no ratificar las denuncias emitidas por la Contraloría General de Cuentas.

Y es que esta costumbre de las prebendas a cambio de no denunciar y castigar la corrupción está de moda desde hace varios gobiernos.

Qué bonito, ahora decidieron los congresistas “pasar por alto” el dictamen, pues el Legislativo instruiría a la Contraloría a imponer sanciones de conformidad con la ley. Nineth Montenegro, diputada de Encuentro por Guatemala, indicó que para no evidenciar a los “ojos de la población” la mala ejecución presupuestaria, el grupo que apoyaba al gobierno de ese entonces decidió no dictaminarlo.

La congresista refirió que existe una violación a la Constitución y que incluso se interpusieron denuncias ante el Ministerio Público porque la Sala de Finanzas no ha querido aprobar si se ejecutó bien o no el presupuesto.

Por otro lado, los encargados de pasar la Ley de Transparencia pierden el tiempo dilatando su aprobación, y es que aquí los intereses de los corruptos se verían afectados.

Semana tras semana se descubren negocios turbios en las alcaldías, y los alcaldes se escudan pasándose al partido oficial, como si eso pusiera un velo negro a su ilícito actuar.

Resulta que el Digecam destruirá 33 mil armas y al mismo tiempo Gobernación comprará una cantidad similar. ¿Será que las que van a destruir son inutilizables? Si las destruyen que sea en público; de lo contrario, por ahí se desviará una que otra a los criminales.

Por un lado vemos el despilfarro excesivo y por el otro las enormes carencias en educación, salud; por ejemplo, la policía especializada en control de delito en contra del medioambiente no tiene ni siquiera una patrulla en algunas de las principales áreas boscosas del país.

El control del gasto público está fuera de control y si ni se dan las acciones para evitarlo no habrá presupuesto que alcance.

La semana pasada, regresando de Nebaj, pude observar que ya se inició la pinta de postes con los colores de diferentes partidos. Los políticos ya están en campaña y necesitan fondos, pues ahora el que quiera ganar no puede tener menos de medio millardo. Entonces sigamos haciendo chinche.

hupretij@hotmail.com

Más noticias de Opinión

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.