Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

29/01/13 - 00:00 Opinión

PUNTO DE VISTA

Soberbia e incertidumbre

Entre la soberbia y la incertidumbre es el título de mi más reciente libro, que me parece refleja correctamente lo que estamos viviendo los venezolanos en este inicio del año 2013. Aunque en mi obra la incertidumbre se refería también a un sistema internacional en transición “epocal”, con ritmo histórico acelerado, la incertidumbre actual tiene más que ver con la ficción poco seria que Chávez gobierna desde la sala de cuidados intensivos, en un hospital cubano. Esta incertidumbre recuerda la atmósfera que se vivió durante las agonías de Stalin en la fenecida URSS

SADIO GARAVINI DI TURNO

y de Franco, en España. En países donde gobierna un caudillo, un jefe máximo, un salvador de la patria, es típica la incertidumbre cuando la vida del “redentor” está en peligro.

Esto no pasa en países donde las instituciones son más relevantes que los gobernantes de turno, por eso decía Bertold Brecht: “Bienaventurados los pueblos que no necesitan héroes”.

En China, después de la muerte de Mao, Deng Hsiaoping, además de iniciar la transformación de la economía colectivista en una moderna economía de mercado, también promovió la despersonalización y la institucionalización del sistema político autoritario, con el obligatorio cambio del liderazgo cada 10 años.

En cuanto a la soberbia, los “caudillos redentores” con ceguera ideológica marxistoide, tienden a creer que conocen la verdad absoluta y sobre todo la manera de implantar la sociedad perfecta, lo cual es sumamente peligroso. Pensar que es posible la construcción del paraíso en la tierra fue la justificación moral e intelectual del comunismo, trágica ilusión y pavoroso fracaso histórico, que produjo la terrible estadística de 65 millones de muertos en China, 20 millones en la URSS, dos millones en Camboya, dos millones en Corea del Norte, un millón en Vietnam, un millón en Europa Oriental, un millón en África y 150,000 en América Latina (vide: Libro negro del comunismo).

En efecto, si se cree firmemente conocer la Verdad en la historia, sería insensato e ilógico darle derechos al error. Por tanto, en función del Bien Común del futuro, es necesario excluir a los que están “equivocados” de la posibilidad de hacer el mal.

Si se está seguro de lograr la sociedad perfecta para la Humanidad del futuro, se debe aceptar el mal menor de sacrificar unos cuantos millones de “equivocados” en el presente. Por eso, Alain Touraine nos dice: “La era de las revoluciones ha llevado, por caminos sinuosos, al Terror, a la represión del pueblo, en nombre del pueblo y a la ejecución de los revolucionarios en nombre de la revolución”.

Es interesante leer la siguiente frase de la “Exposición de Motivos para la reforma de la Constitución” venezolana, presentada por Chávez: “La revolución bolivariana asume la consigna de reafirmar la existencia, la extensión y la esperanza de la solidaridad, como estrategia política para contribuir a la construcción del Reino de Dios en la Tierra, es decir, la conquista de la supremacía política por parte de los pueblos del mundo”.

En este inicio del siglo XXI, los países avanzados tienen sistemas políticos institucionalizados, en cambio los caudillos, mesías, redentores y comandantes son típicos de países atrasados. Recordemos, entre otros, los casos de Gadafy, Saddam, Assad, Mugabe y Castro. Curiosamente, todos “hermanos” del comandante-presidente.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.