Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

01/04/13 - 00:00 Opinión

Urbanismo y sociedad

El agua

• Ahora que estamos celebrando el Día del Agua, sin olvidar que en los procesos de desarrollo urbano lo primero que se toma en cuenta es ubicar las fuentes de agua, su contaminación, aplicando las proyecciones de población del proyecto, algo que aquí difícilmente se hace en general.

ALFONSO YURRITA CUESTA


• Según estudios realizados por la Organización de las Naciones Unidas (ONA), la calidad del agua se ha convertido en un asunto mundial. Cada día se vierten a las aguas de todo el mundo millones de toneladas de aguas residuales tratadas en forma inadecuada y desechos industriales y agrícolas. Cada año, lagos, ríos y deltas reciben una cantidad de contaminación equivalente al peso de toda la población mundial —de cerca de siete mil millones de personas—. Aspecto que en Guatemala se manifestó cuando se suspendieron los planes de los colectores para evitar la contaminación del área metropolitana. O como el río Motagua, que finalmente fue contaminado por la fumigación por químicos de las fincas que están a sus orillas; o también el Lago de Amatitlán. Según la ONU, cada año muere más gente a causa del agua no apta para el consumo, que a causa de todo tipo de violencia, muy aplicable a Guatemala.


• Prevenir la contaminación de los recursos hídricos a través de la reducción o la eliminación de contaminantes en el nacimiento de los ríos es casi siempre la manera más barata, fácil y eficaz de conservar la calidad del agua. La prevención implica reducir o eliminar el uso de sustancias nocivas y agentes contaminantes; modificar el equipamiento y la tecnología empleada para generar menos desechos; reducir los escapes y emisiones fugitivas; y reducir el consumo de energía.

• Estos problemas se han manifestado en la Ciudad de Guatemala cuando se abandonó el plan maestro de Empagua de 1982. Este contenía planes de colectores, plantas de tratamiento y captación de agua de varias fuentes para abastecer a esta gran zona urbana con una población de cinco millones, especialmente utilizando el río Motagua. Se cumplía así con los requisitos de establecer estaciones principales, secundarias y terciarias. Así como válvulas que permiten operar la red y sectorizar el suministro en casos excepcionales, como son las rupturas y en casos de emergencias por escasez de agua.

• En Guatemala no existen planes de ordenamiento territorial adecuados a nuestra realidad, con lo que las redes de distribución de agua potable en los pueblos y ciudades no se toman en cuenta anillos cerrados. Por el contrario, las redes de distribución de agua en las comunidades rurales son dispersas. Como es el caso del área metropolitana cuando se abandonó aquel plan maestro y en que solo van quedando los pozos de emergencia que finalizarían en 1985, y que como estaba establecido, agotarían sus mantos freáticos, como es el caso actual en el que se está pidiendo mesura en su uso como publicidad (¿?).

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.