Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

08/01/13 - 00:00 Opinión

REGISTRO AKÁSICO

Otro año Kitsch

La presentadora con un brazalete que descubría exceso de grasa. Una muchacha mediodesnuda coronada con un tocado sacado de la tira cómica Trucutú. Más preciso, el de Fuguché. Otra persona que caricaturizaba al ministro de Gobernación, que vigilaba lo que sucedía, con unas calaveras plásticas en un palo. Presiden los apóstoles de la narcoactividad de Costa Rica y Guatemala. Unas bailarinas con cuerpo sin curvas que danzaron moviéndolo de lado a lado, mostrando un trozo de carne que no admite flexibilidad.

ANTONIO MOSQUERA AGUILAR

Las bubuselas a todo dar, suena que te suena. Para después la sarabanda, sin ron oxlajuj baktún, porque estaba prohibido, ya que se comercializaría la fiesta.

Afortunadamente el país acepta lo diverso. Mientras unos estaban con fondos públicos, haciendo lo que podían en Tikal, otros se reunían en cámaras del Cacif, que ya tiene su corte de mayas negociantes; aparte de los mayas de AID. Hay otras personas que se esfuerzan para alcanzar financiamiento, como aquellos aspirantes a oficiantes que se pusieron de culumbrón ante las manos del Palacio Nacional, donde se celebra el acto kitsch del cambio de la rosa. La prosternación kitsch es el neoritual, new age, en todos los “sitios sagrados”.

El pintor oficial fue calificado de kitsch, por distinguida comentarista. La mayor parte de sus cuadros parecen sacados de los cómics. Figurativos hasta lo grotesco. El problema no es representar “angelitas pajeras” o “meonas”, ni vírgenes en el acto de perder su pureza o mesías calenturientos con el miembro expuesto. Es un asunto de criterio artístico, no moral: sus representaciones son vulgares, al igual que sus cuadros de los Generales durante el enfrentamiento armado.

Y, qué decir del lacayo. Se cree poeta cuando afirma que la conflictividad proviene de “vientos del sur”. El exfuncionario de Naciones Unidas ya no culpa a la disuelta Unión Soviética. Tampoco a la Unión Europea, porque, en medio de la crisis, anhela que fluyan los exiguos fondos. Se le debe echar la culpa a un gobierno sudamericano que difícilmente puede realizar una represalia. Un verso kitsch retrata su cobardía.

El kitsch surge como una imitación de formas prestigiosas realizadas en otras partes. El neomarxista Theodor Adorno criticaba la conducta de la clase adinerada muniquesa, surgida con Bismarck. Nuevos ricos que copiaban en caricatura hábitos culturales de la nobleza alemana. También, la antropología posmoderna, señala la copia con materiales baratos de ciertos productos fuera de alcance. Por ejemplo, las alcancías de Pluto hechas con barro, a la manera de las plásticas que se venden en Orlando, o el busto-alcancía del presidente, fácil talla: ¡superkitsch!

¿Qué se puede esperar en el 2013? Frente a algunas actuaciones impropias, un diario, antes de concretar su traspaso a magnates cooperativos; en venganza, colocó los anuncios de la pareja gobernante, de forma tal, que cuando pasa la página quedan cara contra cara, en un beso tipográfico. ¡Crítica kitsch!

Más noticias de Opinión

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.