Opinión

la era del fauno

Babilonia, sodomía y diputados

Juan Carlos Lemus

Juan Carlos Lemus

Pareciera una plática entre adolescentes. De hecho lo es, solo que desgraciadamente escrita por diputados guatemaltecos sobre un tema de gobierno. Juan Manuel Giordano dijo, refiriéndose al gobernador de San Marcos, que esperaba “contar con algunos guerreros para tenerlo de rodillas”.

La imagen de un gobernador postrado ante un legislador recuerda aquellas estampas del jefe descalzo hincado delante de un conquistador. La humillación es absoluta y empeora las relaciones entre los sanmarquenses y el Congreso, porque no querrán ser representados por un tipo sumiso que se deja humillar por sujetos depravados. Ciertamente, un mes atrás, pobladores de San Marcos protestaron porque no quieren al diputado Giordano ni al gobernador Carlos Cardona, un teólogo evangélico vendedor de terrenos en San Marcos y Quetzaltenango, pero ese es otro tema. Los que saben aconsejan que veamos el bosque y no un árbol, es decir, que identifiquemos la descomposición del Estado y no una cuita vulgar así de hedionda para no caer en cortinas de humo, pero pasar por alto el incidente puede ser peor.

Giordano llama guerreros a sus colegas de partido, de quienes espera actúen como soldados que arremetan contra un solo hombre. Imaginemos una jauría que acorrala. Y nótese que no habla de “ponerlo” de rodillas como sucede en una deprimente relación esclavo/esclavizador, sino de “tenerlo” de rodillas. “Poner” de rodillas es doblegar y “tenerlo de rodillas” es jerga de violador, porque se suman, en este caso, carcajadas y otras acciones propias de un sodomita.

Su interlocutor tampoco es otro adolescente, aunque lo pareciera. Es el diputado Javier Hernández, jefe de bancada del partido FCN-Nación, que llevó a Jimmy Morales a la presidencia. La conversación deja ver de qué están hechos esos grandes pensadores del Congreso. El jefe de bancada responde a Giordano: “Ja ja ja ja, no se puede más con miel que con hiel”. A dos tipos así no se les puede tomar a chiste. Recordemos que conducen al país, representan a parte de la población y sus decisiones marcan el futuro.

La “broma”, como la llamó Giordano cuando admitió la veracidad del texto, confirma la presión ejercida sobre los gobernadores para que cedan a sus intereses. Al aplastarlos demuestran quién manda y eso les permite imponer a las personas que manejarán deudas de arrastre y proyectos de construcción. Solo San Marcos trae un arrastre de Q70 millones y se suman Q130 millones de presupuesto para este año. Debido al trabajo de la Cicig y el MP, los diputados ya no extorsionan por teléfono o en una oficina, los llevan a su establo y allí los acorralan. La gobernadora de Alta Verapaz, Estela Ventura, salió llorando de la citación en la que también estuvo presente Giordano y varios diputados de la misma bancada. Por cierto, los integrantes del FCN-Nación son diputados de ese partido antes que tránsfugas. Anteponer esto último cada vez que se les señala, en cierta manera exculpa al partido como si se le hubiera llenado de alacranes, cuando en realidad fue un pacto en doble vía y son lo que son, un solo partido. De manera semejante, hace rato que Giordano dejó de ser el Dipukid. Ahora es un señor que habla de doblegar a gobernadores. Maduró en su ambiente. Habrá de complacerse cada vez que se le llama como antes.

Los diputados delinquen bajo la protección de la Babilonia ubicada en la 11 avenida. Qué sino eso es la CC, una Babilonia que protege los intereses de una minoría, como lo hace con el diputado del partido oficial Édgar Justino Ovalle Maldonado, señalado de haber cometido delitos contra los deberes de la humanidad.

@juanlemus9