Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

12/11/12 - 00:00 Opinión

De Historia e Historiadores

Las claves de la Historia

La vida moderna está llena de claves: Claves ocultas del poder mundial, que descubren al Club Bilderberg, la Masonería, el Papado, la irrupción de la irracionalidad en los “Fundamentalismos”; Claves del éxito, que enseñan a mejorar una empresa comercial, una carrera universitaria, una existencia solitaria en la gran ciudad; hasta lo que aquí interesa comprender: las Claves de la Historia.

J.C. CAMBRANES


Las claves de la Historia están en las valiosas reflexiones teóricas sobre los factores y problemas que influyen en la evolución de la Humanidad, hechas por los más sobresalientes historiadores. Estas claves deben conducir a la comprensión de nuestra realidad presente, su relación con nuestro pasado y las fórmulas que permitirán labrar un mejor futuro para nuestra Guatemala. Para otros países, lamentablemente, no siempre los pronósticos sobre el futuro hecho por prominentes historiadores han sido correctos. Errores de apreciación bajo la influencia del marxismo ortodoxo han erosionado las claves históricas, desprestigiando la investigación científica de los mecanismos sociales que emanciparían a la humanidad de sus cadenas.

En la actualidad, una gran conflictividad social amenaza al campesinado guatemalteco. Las claves de nuestra historia están en las leyes y en las medidas represivas adoptadas por los sectores poderosos para mantener a raya a quienes se oponen y luchan contra el orden jerarquizado imperante. Nuevamente los poderosos de siempre se muestran dispuestos a defender a sangre y fuego sus intereses. Ellos obligan a buscar la Historia Social, que estimula la reflexión sobre la lucha existencial, la manera de pensar, de sentir y de comportarse de los pueblos. El historiador que analiza objetivamente el acontecer histórico no debe pretender dividir a la humanidad en buenos y malos, sino simplemente colocar a cada quien en el lugar que le corresponde estar desde el punto de vista de la construcción social de la realidad. El historiador no inventa claves. Simplemente analiza los grandes conflictos sociales que acompañan la marcha de la humanidad en su desarrollo económico y político.

La actual población guatemalteca está dividida. Está constituida de exitosos empresarios ricos y riquísimos; de decenas de miles de sus seguidores afanados por ingresar a su selecto club; y de millones de campesinos con hambre de tierras y gente misérrima del medio urbano, que carecen de bases mínimas de alimentación, educación y sanidad. Históricamente, todo lo anterior proviene de la manera como se ha producido la acumulación de capitales y cómo los beneficios están distribuidos injustamente en la sociedad. La ignorancia imperante en Guatemala desde el siglo XIX ha sido hábilmente creada y manipulada por tiranos incapaces de administrar el Estado cafetalero que establecieron, recurriendo al terror y la demagogia social para alcanzar una ficticia prosperidad. La respuesta social de quienes comprenden lo que sucede ha sido siempre ponerse en pie de lucha por sus derechos pisoteados. La Historia enseña que los pueblos hambrientos de justicia lucharán siempre contra las estructuras de su opresor poder político, característicos de toda sociedad donde existan tiranías de clase y burocráticas. Esta lucha social es la clave más importante de la Historia.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.