Opinión

TIEMPO Y DESTINO

Cuba, centro de la atención mundial

Luis Morales Chúa

Luis Morales Chúa

La histórica reunión entre el sumo pontífice Francisco, guía espiritual máximo de los católicos, apostólicos y romanos, y el patriarca Cirilo (Kirill) de la Iglesia católica, apostólica ortodoxa rusa, integrada por millones de católicos disidentes, ha reunido en torno suyo a cuatro mil periodistas interesados en no perderse palabra, un gesto o un tropezón, de esos dos guías espirituales por los que suspiran y rezan cientos de millones de habitantes en todo el mundo.

Este primer contacto entre ellos tiene el propósito de intentar poner fin a mil años de distanciamiento entre las dos iglesias unidas por una fe cristiana que no cesa, pero que están peleadas desde el año 1054, y que se expande por todo el orbe, calando hondo entre ricos y pobres, aunque con mayor intensidad y cantidad entre estos últimos.

Actualmente hay más de 2 mil millones de cristianos en el mundo, de los cuales poco más de mil millones son cristianos católicos y 260 millones de cristianos ortodoxos.

En Guatemala ¿hay cristianos apostólicos ortodoxos? Sí. Según informaciones oficiales de esa Iglesia, que figuran en su sitio de Internet, fue establecida legalmente durante la fiesta de San Nicolás en el año 1995 por Antonio Chedraoui, arzobispo de México, Venezuela, Centro América y el Caribe. Las monjas del Monasterio de la Santísima Trinidad – Lavra Mambré y 25 miembros fundadores firmaron el acta de fundación en el monasterio ortodoxo en Amatitlán. ¿Cuántos feligreses tiene? No hay un dato actualizado, pero algunas publicaciones mencionan la cifra de medio millón de ortodoxos. Lo cierto, y por primera vez me entero, es que esas personas fundaron en 1857 el Hogar Rafael Ayau que es el orfanato más antiguo del país, confiado en 1996 a la citada iglesia. Es administrado por monjas ortodoxas, como hogar temporal para 800 niños y niñas, y es hogar permanente para 100 más. Se sostiene con ayuda de personas caritativas y asistencia financiera de iglesias ortodoxas de todo el mundo.

En los años 40 fue famoso el equipo de futbol Pishacos, integrado por hospicianos dirigidos por Jorge Micheo uno de los más distinguidos entrenadores del fútbol nacional.

Pero, lo que irrita a ciertos observadores y analistas, enemigos de la Revolución Cubana y del comandante Fidel Castro Ruz, es el que los dos eminentes jerarcas religiosos hayan escogido, para inmortalizar su reunión, a un pequeño país socialista que fue oficialmente ateo hasta hace poco tiempo —según afirman los descontentos— cuando podían hacerlo en Washington, Moscú, París, Madrid, Londres, Roma o la capital mexicana, donde el acontecimiento habría sido convertido en fenomenal espectáculo de luces y sonidos, al mejor estilo del sistema capitalista.

Pues, he aquí dos de las muchas respuestas que otros analistas de proyección internacional y jerarcas religiosos, más objetivos, y mejor enterados, han:

"La reunión no podía ocurrir en Europa ni en Estados Unidos. Cuba es una gran elección porque es amigable para la Iglesia católica pues históricamente fue un país católico, pero también para Rusia porque ha sido el aliado más cercano de Moscú en el Continente americano" (John Allen, editor asociado de Crux, una publicación del Boston Globe y autor de 10 libros sobre el Vaticano y temas del catolicismo).

"Cuba es ideal porque es un país principalmente católico que tiene una comunidad minoritaria ortodoxa en La Habana. Es un lugar igualmente hospitalario para todos. En cambio, Europa está conectada con experiencias negativas y dramáticas para ambas comunidades religiosas", (Vakhtang Kipshidze, portavoz del Patriarcado, en Moscú, de la Iglesia ortodoxa rusa, en declaraciones a BBC Mundo).

Coincidentemente con el acontecimiento religioso, el Gobierno de los Estados Unidos ha levantado las prohibiciones de vuelos aéreos a Cuba y unos veinte aviones comerciales aterrizarán pronto en diez aeropuertos cubanos.

De nuevo, Cuba está de moda, como sede de un acontecimiento de interés mundial.