Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

28/01/13 - 00:00 Opinión

Catalejo

La cultura en la multiculturalidad

DESDE HACE ALGUNOS años, Guatemala ha sido definida como un país pluriétnico y multicultural. Me parece importante hacer algunas consideraciones sobre cuáles son los parámetros a tomar en cuenta para definir a la cultura en un país con esa particularidad. Se debe partir de la definición de la palabra: “conjuntos de vida y costumbres, conocimiento y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc”. (Diccionario de la Real Academia Española).

MARIO ANTONIO SANDOVAL

 Es una definición muy amplia, pero pronto se evidencia la relación con aspectos específicos y por ello es se puede hablar de la ‘cultura guatemalteca’ en su sentido de aquello propio de este país. Sin embargo, es una definición parcial y hasta excluyente.

ESTO SE DEBE A un factor innegable: el grupo social señalado en la definición puede ser la raza humana considerada como un todo, en una época, un determinado siglo o un específico tipo de manifestación cultural. Entonces, al aplicar el concepto al caso específico de Guatemala, la palabra cultura debe ser considerada en su referencia a las características comunes de una población, bautizada como guatemalteca, no como un sinónimo de las manifestaciones culturales de uno de los grupos culturales integrantes. Es una de las principales dificultades del Ministerio de Cultura y Deportes, elemento gubernativo necesario, cuyas complicaciones se relacionan de manera directa con el correcto o equivocado concepto de “cultura guatemalteca”.

LA CULTURA GUATEMAL-teca tiene valiosísimas manifestaciones propias y su presencia marca y también define fenómenos culturales de origen foráneo. Por ejemplo: las procesiones de Semana Santa nacen con la llegada de los españoles en el siglo XVI, pero hoy constituyen un acontecimiento cultural propio del país, al tener su propia música, comida, vestimenta, manifestaciones religiosas, etc. Es un fenómeno de mezcla cultural, presente en la raza humana desde el primer caso de conquistas militares de un pueblo sobre otro. Otro ejemplo: los trajes hoy llamados típicos, de las etnias indígenas guatemaltecas, tienen una causa española, pero los ingredientes culturales reflejados en tejidos, colores y símbolos son propios de los grupos étnicos locales.

POR OTRA PARTE, EXISTE una cultura llamémosle internacional: la música barroca, por ejemplo; el estilo neoclásico en arquitectura; la métrica de la poesía en sus diferentes manifestaciones. Ninguna de esas manifestaciones foráneas es ajena a Guatemala. Cuando Vivaldi componía en Europa, José Eulalio Castellanos lo hacía en la Capitanía General de Guatemala, donde también hay excelsos ejemplos de pintura y de ejemplos de arquitectura traída de España, pero de alguna manera distinta por razones relacionadas con las tradiciones de los grupos indígenas, o motivos telúricos, o en el caso de las pinturas, por otros motivos. Pero nadie podría, si habla en serio, negar la guatemalidad de todas esas manifestaciones artísticas importadas.


EL ASUNTO VIENE AL caso porque la perspectiva desde la cual debe trabajar el Ministerio de Cultura, específicamente, es el de la multiculturalidad. Los pintores o escultores de obras contemporáneas abstractas son tan guatemaltecos como Tikal, como el Palacio de los Capitanes Generales, la Basílica de Esquipulas, Miguel Ángel Asturias, Rodolfo Galeotti Torres, Marco Augusto Quiroa o Efraín Recinos. Estos últimos, sobre todo, pertenecen a la cultura guatemalteca de origen universal, si se quiere. Por esa causa, el ministerio mencionado necesita de alguien con visión cultural panorámica, como lo fue la primera ministra del ramo, Eunice Lima. Actuar desde una perspectiva monocultural en un país multicultural resulta inaceptable, problemático e injusto.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.