Opinión

URBANISMO Y SOCIEDAD

Debilidades de los municipios

Alfonso Yurrita

Alfonso Yurrita

Como arquitectos se nos viene una sociedad sin empleo ni futuro que nos debe hacer pensar en nuestros espacios, formas y soluciones urbanas. Como establecía el Edom, “estudiar las características de la población acerca de su volumen y densidad, composición, edad y sexo; su distribución por área rural, urbana, por departamentos, municipios, zonas suburbanas y el origen de la población nacional y extranjera”. “El surgimiento de la arquitectura está asociado a la idea del abrigo. Los tipos de construcción pueden ser observados aun en sociedades no integradas totalmente a la civilización occidental, tal como los pueblos amerindios. En Guatemala se ha vuelto un asunto complicado, pues esas cuatro paredes y techo no es solo el problema por resolver, sino que lo relativo a la estructuración urbana y a los servicios respectivos que lleva cualquier desarrollo habitacional. Eso que el alcalde Arzú desesperadamente por fin lo ha entendido y ha solicitado (Canal Antigua) ayuda al nuevo presidente Morales, después de casi 30 años sin un gobierno metropolitano.

Más que quejarse ante el presidente, indicando “que la economía se va a venir al suelo”, el alcalde debió haberse dedicado a desarrollar la economía regional metropolitana durante estos 30 años y evitado este desastre urbano regional que tiene. Desde 1972, el Edom ya planteaba: “En el diagnóstico deberán individualizarse los proyectos de inversión externos al modelo, es decir aquellos ubicados fuera del área metropolitana de Guatemala, que puedan producir un efecto innovador en el desarrollo del área... Evaluación del impacto de los proyectos en el desarrollo metropolitano en términos de costos y beneficios sociales y económicos, y los resultados previsibles de los proyectos por etapas”.

Ante la falta de empresas que desarrollen al país, este va a depender de la emigración como la fuente de ingresos nacionales y en especial al Área Metropolitana. Los guatemaltecos, desde los Estados Unidos envían más de US$400 millones al año en concepto de remesas familiares. “Quienes las reciben son aproximadamente un millón de personas, aumentando el consumo y la inversión a pequeña escala y nuevos negocios. Tal análisis puede permitir establecer las motivaciones de las mujeres y hombres para migrar. La migración sigue siendo un problema predominantemente económico: la esperanza es mejorar el nivel de vida que incluye aspectos no solo económicos, sino también de acceso a la inversión social y al cambio de mentalidades”. Como ya habíamos subrayado en anteriores ocasiones, se calcula que hay más de 1.5 millones de guatemaltecos en EE. UU., siendo California el Estado donde reside el mayor número de connacionales.

Aquí, el 80 por ciento de la población vive en situación de pobreza y mano de obra barata, terreno fértil para las maquilas concentradas en la metrópoli, donde los centros comerciales son fuente del comercio de importación y no de desarrollo; y en la calle, el comercio informal de banqueta o las tienditas de barrio. Por lo que se deberían establecer pautas sobre una política de desarrollo urbano a nivel nacional y orientar el establecimiento de una Política de Desarrollo Metropolitano.

Así vemos discusiones estériles, como la de los salarios mínimos discutidos últimamente por ciertos alcaldes y el expresidente Maldonado, pero sin contar con ningún Plan Regional han decidido qué empresas instalar. Lo que ha pasado es que nos hemos quedado sin dirección, por lo cual se ha permitido esta anarquía, en que la emigración, el narco y la violencia son un problema aun para Estados Unidos, aplicándonos el “Plan de la Prosperidad”.

alfonsoyurrita@yahoo.com