Opinión

PUNTO DE ENCUENTRO

El jefe de la clica

Marielos Monzón

Marielos Monzón

Archivado en:

Marielos Monzón

Usted ya no es nuestro presidente, señor Pérez. Hace rato dejó de serlo, el pueblo lo despidió, aunque se empeñe en aferrarse al cargo para evitar —por ahora— que le alcance la justicia.

En abril pedimos su dimisión por su responsabilidad política en los desmanes y actos de corrupción que involucran a funcionarios de alto nivel de su gobierno; ahora, con las pruebas que el MP y la Cicig presentaron y que llevaron a la captura de la ex vicepresidenta Baldetti, le exigimos que renuncie por su responsabilidad directa en la jefatura de la estructura criminal La Línea.

Escribí alguna vez durante estas semanas que era imposible pensar que un oficial de inteligencia, como usted, desconociera lo que estaba ocurriendo en sus narices y no fuera parte del asunto; su secretario general y su secretario privado, así como los dos superintendentes de la SAT que directamente nombró, son parte de las redes delictivas. Hoy las pruebas nos dan la razón, las escuchas telefónicas y los documentos contables lo delatan y pasa usted a ser algo así como el jefe de la “clica”.

Pero no basta solamente con su renuncia, debe usted afrontar la justicia. Corren serios rumores de que estaría buscando asilo al mejor estilo de Serrano Elías, ese personaje que tanto criticó y denostó, pero que al final se le parece mucho. Es un buen momento para demostrar que está dispuesto, como nos ha repetido tantas veces, a “dar la cara” y a estar “de frente”, pero no en la televisión, sino en los tribunales.

Al final esta investigación de Cicig y el MP demostró que no estábamos equivocados, que esas nefastas estructuras de inteligencia —creadas en el marco de la política contrainsurgente del Estado— son el germen de lo que ahora se conoce como cuerpos clandestinos y aparatos ilegales, ahí nacieron y se desarrollaron, sufrieron algunas mutaciones pero permanecieron para continuar delinquiendo, y usted es un buen ejemplo de eso.

Además de usted, hay muchos más personajes involucrados en la política que tienen nexos, conforman o dirigen estructuras paralelas, y corremos serio peligro de que resulten electos en la próxima elección y repitamos la historia. Por eso los diputados del dizque partido de oposición se niegan a conocer los dos antejuicios en su contra.

Hoy inician tres días de movilizaciones sociales para exigirle su renuncia y que enfrente la justicia (#OttoLadrónTeTocaIrAPavón), para repudiar las maniobras del Congreso y reclamar la aprobación y vigencia inmediata de la reforma a la Ley Electoral presentada por el TSE, porque hasta hoy parece que no ha quedado claro que #EnEstasCondicionesNoQueremosElecciones. ¿Le queda un mínimo de dignidad para atender lo que el pueblo le demanda?

Ojalá a estas alturas los señores del TSE, la CSJ y la CC se den cuenta de que es necesario detener la ignominia y resolver con apego a la ley los recursos legales que se les han presentado y que buscan evitar que personajes nefastos —como usted y su banda— resulten electos o que partidos que violan la ley sistemáticamente sigan en la contienda. Veremos.

Y finalmente, que le quede claro, señor Pérez, que no lo perdonamos.