Opinión

De Mis Notas

¿Empleos caídos del cielo?

Alfred Kaltschmitt

Alfred Kaltschmitt

Se han inventado un rollo de lo más extraño en el Ministerio de Economía. Una especie de fumada galáctica, la cual, según ellos, podría generar decenas de miles de empleos para este país lleno de pobres: esperar que los empleos caigan del cielo.

La estrategia consistió en lograr la aprobación en el Congreso, con una rapidez fulminante y sin consultas previas con nadie, de la Ley Emergente para la Conservación del Empleo, la cual, en su artículo 41, dicta: “No podrá producirse o comercializarse desde Zona Franca, ni podrán desarrollarse dentro de ellas las actividades siguientes: y sigue una lista de 17 actividades que ya contenía la ley, pero agrega 25 más, incluyendo varias que ya se llevaban a cabo, calificadas bajo el decreto 65-89 como Ley de Zonas Francas, y que “generan para el país empleo, inversión y una cadena económica importante, la cual incluye impuestos para el Estado”.

Entre las actividades que se agregaron sin ninguna base técnica figuran: medicamentos, cosméticos, muebles, pinturas, plástico y sus manufacturas, alimentos procesados, galletas, aceites margarinas, pasta, salsas, productos lácteos, sopas y bebidas de cualquier tipo; entre estos, algunos de los productos que “ya” tenían establecido en Guatemala su centro de producción o distribución para Centroamérica y Caribe desde una Zona Franca.

De cómo es posible que se apruebe una ley que conlleva la perdida de mas 67 mil empleos, el cierre de 150 empresas operando en Zonas Francas por el nuevo listado de actividades y con externalidades gravísimas, como la pérdida de la competitividad global y regional en producción y distribución; la pérdida de la oportunidad para Guatemala de convertirse en hub de distribución, como puerta de ingreso de México hacia la región; la “bola negra” a nivel internacional que limitará la atracción de inversión extranjera en Guatemala, reduciendo importantísimas oportunidades de crecimiento económico y nuevos empleos —la respuesta no podrá encontrarse en ningún compendio de comercio internacional, mucho menos en el armario del sentido común.

Mientras la economía global se globaliza, nosotros enterramos la cabeza en el suelo como avestruces. ¿Para qué aprender de las economías desarrolladas y emergentes? Estados Unidos tiene 177 zonas francas que generan US$80 billones y emplean a 367 mil personas. China tiene 187 zonas francas generando 30 millones de empleos directos. Malasia, 380 mil empleos y US$117 billones de exportaciones, y 21 países de la Unión Europea tienen zonas francas. Colombia es el país de Latinoamérica que más zonas francas posee (97). Le siguen República Dominicana, con 53 y 140 mil empleos; Nicaragua, 49 y 110 mil empleos; Honduras, 43, y 146 mil empleos; y Costa Rica, 21, y 62 mil empleos. /Fuente: Observatorio de Desarrollo Económico Gov/Co/ 2/05/2016 /Importancia Económica de la Zonas Francas.

Según la Asociación de Zonas Francas Privadas de Guatemala, se está violando la seguridad y la certeza jurídica al aplicarles la retroactividad de esta nueva ley. Las empresas transnacionales están paralizadas sin poder exportar a sus clientes en Centroamérica y el Caribe. Si no se hace algo pronto, la alternativa es cerrar y moverse hacia cualquiera de nuestros vecinos, que los recibirán con brazos abiertos. Sr. ministro: ¿Qué país no quiere atraer empleos, perdone?

Hablar a estas alturas de la globalización de la economía y de si las zonas francas son “buenas” para un país, habida cuenta de que a nivel global están creciendo en forma sostenida desde hace más de una década porque promueven la generación de economías de escala, captan nuevas inversiones de capital, simplifican los procedimientos de comercio y promueven la competitividad de escalas, es lamentable porque indica que Guatemala va a la deriva y franco retroceso.

Ojalá que en vez de demagogias del cielo, bajen relámpagos y centellas y se truenen esta ley “mata empleos”.

alfredkalt@gmail.com