Opinión

PANÓPTICA

Geopolítica en CA

Franco Martínez Mont

Franco Martínez Mont

El ejercicio histórico de la dominación y de la hegemonía en CA por parte de países industrializados (EE. UU., Unión Europea, Brics y otros), ha mutado a otros estadios de desarrollo del capitalismo global (impregnados del poder inteligente), producto de las correlaciones de fuerza entre los Estados, las transnacionales, los organismos internacionales y las redes de resistencia social en torno a fenómenos interdependientes como la corrupción, la impunidad, el crimen organizado (Estados corporativo-mafiosos), la ‘democracia’ y el ‘desarrollo’.

Dentro de los nichos de poder que se están disputando potencias como EE. UU., China, Rusia, India y Brasil en la región centroamericana destacan la industria extractiva, los proyectos energéticos, las telecomunicaciones, el transporte, la infraestructura (canales secos), los servicios financieros, la industria armamentista y el ecoturismo (zona de experimentación con estratégicos recursos naturales: reservas de agua dulce), donde EE. UU. lleva la delantera geopolítica, pues ha construido una arquitectura eficaz de la AOD, aunado al Proyecto Mesoamérica, el Plan de la Prosperidad, el DR-CAFTA y el controlismo militar. Empero, para analizar integralmente los pulsos de poder en la región, debemos preguntarnos lo siguiente: ¿Cómo se articula la política exterior de Estados Unidos con los programas neoliberales en la región y con los nuevos rasgos, procesos, estructuras y relaciones implícitas en el capitalismo global (producción, clases y Estados transnacionales? ¿Cuáles son los puntos de inflexión del capitalismo oligopólico centroamericano (el execrable caso Rosenthal en Honduras y otros magnates que están en jaque por Washington), que podrían posibilitar la reforma integral de los Estados del Istmo? y ¿Cómo construir soberanía en los Estados centroamericanos ante la efectiva hegemonía de los organismos internacionales (FMI, BID, BM, BCIE, OMC y FEM)?

Un factor clave para comprender la recomposición y subordinación de los Estados de CA ante otras potencias mundiales son los grupos de poder (desde las oligarquías agrarias hasta las élites regionales financieras), los cuales han evolucionado hacia una nueva clase capitalista transnacional, esta es una fracción de clase dominante, dueña de grandes multinacionales que operan en el Istmo, Sudamérica, Asia, Europa y algunas a nivel global, desarrollando una infalible conciencia de clase, se codea en Davos y ha creado una elitista institucionalidad cultural/ideológica sin precedentes, cooptando el bienestar común, la soberanía nacional y el desarrollo democrático. A manera de colofón, las dinámicas geopolíticas actuales (desde la imposición de la Cicig en el Triángulo Norte), están configurando un nuevo mapa de poder en la región, donde los Estados tienen un carácter más policiaco que político (rentismo estructural), asfixiados fiscalmente, dependientes de la agenda de los jugadores con poder de veto global, con capas medias prefabrica

das/ausentes del debate político transformador, ciudadanías sin fuerza social para desmontar las herencias del colonialismo político, económico y sociocultural.

framont@gmail.com