Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

15/11/12 - 00:00 Opinión

ALEPH

Lo inevitable y lo posible

No podemos cambiar el hecho de vivir en un país asentado sobre tres placas tectónicas que definen, en buena parte, los temblores, terremotos, una topografía muy particular y la formación de volcanes. De esa condición que nos hace altamente vulnerables no nos salvamos. Como tampoco nos salvamos de vivir en el trópico de la cintura de América, con todo lo que ello significa; huracanes, inundaciones y tormentas hacen de nuestra cartografía un lugar de paso obligado con bastante frecuencia.

CAROLINA ESCOBAR SARTI

Pero lo que sí podemos cambiar es el hecho de estar mejor preparados para prevenir y enfrentar los desastres naturales que continuamente nos toca vivir. Si algo nos hace vulnerables son nuestras precarias infraestructuras, por ejemplo. Las consecuencias de la falta de políticas de vivienda y de ordenamiento territorial es la foto que más se repite en el álbum de la historia nacional. La existencia de casas de adobe o de asentamientos humanos completos en las inseguras laderas de montañas y cerros que se deslavan cada invierno es como servirle el ratón al gato en bandeja de plata, con todo y el perejil de adorno. Y menos del uno por ciento de toda la población guatemalteca tiene su casa asegurada, según los datos de la Asociación Guatemalteca de Instituciones de Seguros.

Con ello no quiero decir que todos los que tienen una vivienda corran a asegurarla, sino más bien lo que quiero desnudar es la inexistencia de un Estado en asuntos tan fundamentales como el aseguramiento de un techo digno y posible para la gran mayoría poblacional. Y no hablo de gobierno, sino de Estado, con lo cual traigo a la memoria sucesivos gobiernos y grupos que han obstaculizado este derecho para millones de personas en nuestro país. ¿Qué tiene que ver esto con el ordenamiento territorial de Guatemala, con el tema de la tenencia y especulación de la tierra? ¿Cuánto cuesta hacerse de una casa en Guatemala para una familia de clase media? ¿Cuál es el marco de garantías sociales que el Estado ofrece para que obtener una vivienda no se convierta en un método de esclavitud a largo plazo? ¿Cuántos pueden acceder a un crédito para la obtención de vivienda?

De cara a terremotos, inundaciones y tormentas tropicales que no faltarán jamás en Guatemala es fundamental desarrollar proyectos preventivos que permitan caracterizar las amenazas en distintas comunidades de todo el territorio nacional y reforzar las capacidades de gestión del riesgo en las distintas municipalidades. Pero esto habría que inscribirlo en una visión amplia e incluyente de nación, que derive en una concepción distinta del territorio y en políticas sociales de vivienda que integren a gobiernos, sector de la construcción y entidades bancarias, entre otros muchos. Intervenir directamente en la regulación de la tierra, considerar distintos materiales de construcción y la tecnificación de mano de obra en este campo, generar más y mejores créditos, serían solo algunas de las respuestas concretas que podrían darse a esta demanda histórica. Y es que, como decía Buda, el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional, lo cual nos abre el camino de lo posible.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.