Opinión

Imagen es Percepción

La agenda oculta de los PP

Brenda Sanchinelli Izeppi

Brenda Sanchinelli Izeppi

Ante la publicación de la investigación periodística más grande de la historia, denominada Papeles de Panamá, se visualiza el inicio de una nueva era para el mundo financiero. Esta noticia no ha sido para nada una sorpresa, al conocer la larga lista de implicados, muchos de ellos poderosos líderes mundiales, celebridades deportivas y del show business, empresarios y otros personajes. Esta búsqueda “oficializó” lo que muchos sabían, pero que de alguna manera una sociedad humana hipócrita callaba.

No obstante la valiosa información y la gravedad de lo revelado por el Consorcio Nacional de Periodistas de Investigación, resulta muy extraño que todo esto se haya originado por una denuncia anónima que llegó a un diario alemán —la fuente ni siquiera pidió remuneración económica— y fue así como se encendió la mecha de esta bomba, que puso en el avispero a cientos de periodistas de investigación de todo el mundo. Sin duda esta noticia es solo el preludio de un plan perfectamente estructurado, para justificar ante la aldea global ciertas medidas y movimientos que van a transformar toda la configuración político-financiera, las nuevas reglas del juego que se estarán tomando “urgentemente” y que indiscutiblemente crean en el mundo una necesidad que ha sido evidenciada. La información que ha salido a la luz pública esta semana será un parteaguas para romper paradigmas y cambiar criterios, transformaciones que seguramente estaremos viendo pronto, porque esta noticia luce como una maniobra calculada. La información que se dio a conocer es selectiva, lo que da la pauta de que tras la decisión de difundirla podrían estar los representantes a nivel mundial de la red global de poder. El impacto de este escándalo no solo tendrá implicaciones financieras, sino políticas a todo nivel. Prueba de ello es que tras la publicación de la noticia, ya ha dimitido el primer ministro islandés. Por otra parte, Bladimir Putin asegura que esta es una campaña para desacreditarlo y minimizar su impacto en la geopolítica internacional.

El impacto político mundial de los Panamá Papers exige una transparencia global, para que las sociedades puedan ser más justas. No creo que los paraísos fiscales desaparezcan, porque no todas las operaciones offshore, son necesariamente aperturadas con dinero mal habido. Cuando el dinero tiene origen lícito y legítimo, muchas veces se abren por seguridad personal y así mantener un perfil económico bajo en el país de origen; o también porque no hay estabilidad o confianza en el sistema bancario del propio país y de esta manera se puede resguardar de mejor forma el capital. Pero también es una realidad bien sabida, que estos paraísos fiscales han servido para esconder dinero que proviene de políticos corruptos, narcotráfico y crimen organizado; con el fin de quedar fuera del radar de los gobiernos.

El mundo de las operaciones financieras quedó al desnudo, y ahora se tendrá convenientemente que hacer una reconfiguración y una transición hacia un nuevo orden mundial, y obviamente para esto tendrán que rodar cabezas, incluso las de personajes que se creían superpoderosos e intocables. Lo importante será la investigación y la firmeza de los países, para determinar la culpabilidad de las personas que resulten señaladas y así someterlos a la justicia local, sea quien sea, porque, de no ser así, este será simplemente un espectáculo mediático más, tramado únicamente para justificar los cambios financieros que se vienen pronto. Lo interesante será ver cuáles son, cómo nos afectarán y qué papel jugamos cada uno de nosotros en este ajedrez.

imagen_es_percepcion@yahoo.com