Opinión

PLUMA INVITADA

La educación es prioridad

Brenda Cetino

Brenda Cetino

En unos días estará concluyendo el ciclo escolar 2015 y en algunos planteles, sobre todo privados, ya comenzaron las preinscripciones para el 2016.

Esta vez la cantidad de repitentes no variará mucho de la de años anteriores, y la preparación de quienes pasen al grado inmediato superior tampoco será la deseable. Muchos pasarán “raspados” y otros, aunque tuvieran altos promedios, no podrán superar las pruebas de admisión en la Usac, proceso que, por cierto, debería ser revisado, pero ese es otro tema.

El nuevo ciclo escolar está a solo tres meses de distancia, pero en este momento la atención de los guatemaltecos se centra en la escogencia entre uno u otro contendiente a la Presidencia, sin reparar en que sus proyectos educativos son el verdadero reflejo de sus intenciones de cambiar el futuro de Guatemala.

Para ninguno de los dos candidatos y sus respectivos equipos es un tema desconocido el rezago que afronta el país en calidad de educación, por lo que debieran blandir como estrategia de campaña un indispensable plan de restructuración en el sistema educativo nacional, pues para lograr el desarrollo del país se debe empezar por lo fundamental, que es la formación de quienes nos gobiernen en el futuro.

Superar las carencias educativas debería ser la primera tarea de quien sea que posesión en enero, ya que recién se estará iniciando el ciclo docente y por lo tanto será más fácil adaptarse a cualquier cambio.

Para empezar, a mi criterio, es urgente revisar los resultados del programa de gratuidad. Lograr que las aulas se vean desbordadas de estudiantes no es ningún logro si al finalizar el ciclo ha desertado más de la mitad de estos y un alto porcentaje de quienes logran finalizar el año lo desaprueban.

No basta con que la escuela sea gratis; los materiales didácticos deben llegar a tiempo y durante los 180 días. Además, desde la preprimaria hasta el diversificado los estudiantes deberían recibir por lo menos dos tiempos completos de comida durante la jornada, para que la desnutrición deje de ser una causa del bajo rendimiento por problemas de atención. Cubrir estas necesidades alimentarias sería un incentivo para mantenerlos en la escuela.

Este gobierno ha entretenido el pago del bono escolar, tan necesario para que los estudiantes cubran el costo de los pasajes. Se debe retomar cuanto antes el pago puntual de esta prestación o buscar otros mecanismos para que el transporte sea gratis para este sector.

No hay espacio que alcance para mencionar todos los obstáculos que las nuevas autoridades deben derribar para mejorar el sistema educativo, y ninguno es menos importante que otro, pero podrían empezar por inyectar sangre nueva en las cátedras, sin lacerar, por supuesto, los derechos de quienes han dado tanto a la educación; por ejemplo, dándoles la oportunidad de acogerse a un retiro voluntario.

bcetino@yahoo.com