Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

27/02/11 - 00:00 Opinión

Escenario de vida

La madera del siglo XXI

Estando rodeada del sabroso calorcito de Cuyuta, Masagua, Escuintla, me quedé hipnotizada al conocer de cerca el Centro Educativo de Bambú que fue creado gracias al apoyo económico y técnico de la Misión de la República de China (Taiwán). Lo que más me impresionó fue la dedicación que le ha puesto dicha Misión a la manufactura de no solo lindas casas de bambú, sino también de novedosos, cómodos y módicos muebles que ya quisiéramos tener en los balcones, salas o comedores de nuestros hogares.

VIDA AMOR DE PAZ


En la creación de este Centro también participó desde 1999, el Instituto de Ciencia y Tecnología Agrícolas (ICTA) con el Programa de Desarrollo Integral del Bambú. También me enteré de que el Centro periódicamente facilita la capacitación de arquitectos, agricultores, profesionales y técnicos sobre el cultivo, preservación, manejo, explotación sostenible, uso adecuado del recurso y técnicas de construcción y que pronto llegará a ser un Centro Ecoturístico a nivel centroamericano.

Por sus cualidades extraordinarias, al bambú lo han catalogado “la madera del siglo XXI”, “el acero vegetal”, o “la madera de los pobres”. La técnica de construcción de bambú no requiere de altos conocimientos tecnológicos y permite la participación de los miembros de toda la familia en la construcción de la casa. Las construcciones de bambú se ven entre exóticas y sofisticadas a la vez, por lo que debiera llamar la atención de la gente adinerada con aspiraciones a una fabulosa casa de playa, o de ciudad, porque dicho material no solo está de moda sino que el bambú curado puede durar entre 30 y 40 años en perfecto estado.

Estas casas contribuyen notablemente a proteger el suelo durante inundaciones y mitigan la deforestación, pues son un sustitutivo de la madera. Como ambientalista, estoy convencida de que se trata de una excelente alternativa que nos puede ayudar a prevenir los daños severos que nos ocasiona el cambio climático con huracanes y tormentas. Adicionalmente, el bambú es asísmico y puede resistir a los más desastrosos terremotos.

Ya es hora de que sepamos de todos los beneficios que trae cultivar bambú. Para los taiwaneses, desde el punto de vista económico, el bambú es la especie forestal con mayores posibilidades económicas, ya que la utilización en la agricultura y la industria ha jugado un papel imprescindible para el desarrollo sociocultural de sus pueblos, y también podría serla para los nuestros. Según el embajador de Taiwan, Adolfo Sun, 600 casas se construyen en Guatemala con el apoyo de su país. Las habitarán los damnificados por el huracán Stan.

Regresé del calorcito de Escuintla, inspirada con el bambú, pero el ramón, o “Árbol Sagrado de los Mayas”, es otra especie que también debiéramos plantar en todo Guatemala, y del que les escribiré en otra oportunidad.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.