Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

02/02/13 - 00:10 Opinión

ALEPH

El mapa de una nación

Hay algo que no existe en ningún otro lugar del mundo con esas características, solo en Guatemala: el Mapa en Relieve. Situado al final de la zona 2, en el hipódromo norte de la ciudad capital, es una joyita de dos mil 500 metros cuadrados que merecería todos los cuidados.

CAROLINA ESCOBAR SARTI

Si pensamos que fue hecho en 1905, hace más de un siglo, y que el tiempo en que fue realizado fue de tan solo 18 meses, comenzamos a entender por qué se habla del Mapa como de una joya de la ingeniería mundial.

Digamos que no queremos enseñarles falsos patriotismos a los niños y niñas de este país, que al ir creciendo se topan de frente con los maravillosos ejemplos de los adultos que lo gobiernan, y no solo hablo de la clase política. Digamos que se antoja que la niñez conozca de qué tamaño es su país y lo dimensione en su cabeza mientras aprehende el mundo; que se sitúe geográficamente en el territorio donde vive; que sepa cuáles océanos están más allá de sus límites y quiénes habitan sus vecindades. Sus cerebros tendrán dibujada una relación más ajustada de su situación en el mundo próximo y ancho que habitan. Imaginemos las caras de los niños y niñas viendo ríos en miniatura recorrer la costa sur de Guatemala, mientras se ilumina cada departamento o región y una voz les explica las particularidades de ese lugar. Digamos que lo que se conoce mejor se quiere de una manera distinta.

Imaginemos los ojos abiertos de niñas y niños escuchando que los creadores del Mapa en Relieve recorrieron toda Guatemala, algunas veces en mula, otras a pie, unas más por la vía férrea o en lancha por ríos navegables. Escucharían nombres como el del ingeniero Francisco Vela, creador del diseño y director de su construcción, y lo imaginarían midiendo con los instrumentos cartográficos disponibles a principios del siglo XX, bastante diferentes a los de hoy.

Se enterarían de que Vela, junto al ingeniero Claudio Urrutia, el artista Antonio Doninelli y varios obreros, le dieron vida a la representación geográfica de Guatemala. 60 mil ladrillos, 25 mil 900 kilos de cemento, 750 yardas de tubería maleable y una cantidad no especificada de piedra pómez procedente del volcán Santa María fueron los materiales usados para crear el Mapa en Relieve, que cuenta hasta con una plataforma para instalar el sistema hidráulico por donde debe fluir el agua de los ríos y lagos. Moldeado según las escalas establecidas —horizontal, 1 por 10 mil, y vertical, 1 por 2 mil—, se procedió a pintarlo. Para las poblaciones, usaron pinturas en polvo preparadas por un señor Castellanos, y para los terrenos, la psicroganoma de la casa Paramatti de Italia. Todo esto consta en el Diario Oficial.

Hace más de 15 años, la Facultad de Arquitectura de la Universidad de San Carlos de Guatemala, desde su proyecto ATAR-Comunidad, entregó al Departamento del Centro Histórico de la Municipalidad de Guatemala —yo vi el sello de “Recibido”— los planos para la construcción de un espacio integral para la protección, cuidado y renovación del Mapa en Relieve. Una cúpula geodésica para cubrirlo, luces destinadas a iluminarlo en determinados momentos y lugares, un centro de atención al público que permitiera exposiciones y pláticas son, entre otras, las ideas que incluye ese proyecto que podría echar a andarse hoy.

A lo mejor podría interesar al Instituto Guatemalteco de Turismo —por el turismo nacional y extranjero—, al Ministerio de Educación —como espacio educativo y formativo—, a la Municipalidad de Guatemala —por su propia naturaleza y funciones— darle vida juntos a este proyecto. Necesitamos referentes físicos con historia que contribuyan a formar a las generaciones presentes y futuras de otra manera, para que entren al mundo partiendo de conocer, por lo menos, en dónde les toca vivir la propia realidad.




Más noticias de Opinión

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.