Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

28/03/13 - 00:00 Opinión

IDEAS

La muerte

Hoy se conmemora en la tradición cristiana la muerte de Jesús en la cruz. Esa que, junto con el pago de impuestos, es una de las pocas cosas seguras en la vida. Esa que ha generado tantos mitos, historias y leyendas a lo largo de la historia. Esa que es fuente de temor para muchas personas: la muerte. Tarde o temprano, todos debemos enfrentarla. Tendemos a no pensar en ella más que cuando la vemos de cerca, a través de la muerte de algún familiar, amigo o conocido, o a través de experiencias que nos la acercan.

JORGE JACOBS A.

Fuera de eso, tendemos a creer que viviremos por siempre, pero lo cierto es lo contrario. Lo natural es que envejezcamos y muramos luego de haber pasado algunos años en esta tierra muchas experiencias y algunas cuantas generaciones.

Pero no siempre ni para todas las personas es así. Algunos la enfrentarán antes; unos por enfermedades, otros por accidentes y otros más —particularmente en un país como el nuestro—, por violencia. La muerte nos llega a unos, quizá la mayoría, lentamente, con el correr del tiempo; a otros, en un santiamén. Una de las ventajas de la vida, de hecho, es esa ignorancia de cuándo la vamos a enfrentar, que nos permite, a los que así lo deseemos, vivir a plenitud hasta el último momento.

De adolescentes y jóvenes jamás, o muy pocas veces, tendemos a pensar en ella. Creemos que está muy lejana, tanto, que probablemente no tenga nada que ver con nosotros. “Esas son cuestiones de viejos”, decimos. De allí que el ímpetu juvenil nos lleve muchas veces a desafiarla, con consecuencias trágicas para algunos.

Conforme pasan los años tendemos a pensar más en ella. A aceptarla como algo tan natural como la vida misma. A contemplar nuestra vida a la luz de los pocos años que la misma representa. En la actualidad, para la mayoría serán no mucho más allá de los 80 años, aunque con los avances tecnológicos que se esperan a la vuelta de la esquina, probablemente ese límite se extienda unas décadas más. Aún así, apenas un suspiro ante la eternidad.

Y eso nos lleva a pensar en cómo aprovechar al máximo ese tiempo —mucho o poco— que tenemos por delante. ¿Queremos compartirlo con aquellas personas que amamos? ¿Queremos dejar un legado que nos trascienda? ¿Queremos cambiar el mundo? O simplemente, ¿queremos ser felices?

Reflexione en ello o no, el tiempo no lo espera y continúa su paso, lento pero seguro. A muchos, la vida se les pasa sin que se den cuenta, y lo más triste, sin aprovecharla. Les pasa lo que dice la frase de Allen Saunders que luego inmortalizó John Lennon en la canción que le dedicó a su hijo, Beatiful Boy: “La vida es lo que nos sucede mientras estamos ocupados haciendo otros planes”.

Este día, en el que se conmemora la muerte de Jesús, es propicio para que usted reflexione, más que sobre su muerte, sobre su vida. ¿Qué ha hecho? ¿Qué le falta por hacer? ¿Qué quisiera hacer y nunca se ha decidido a hacer? Y para quienes creemos que no todo se acaba con la muerte, es todavía más propicio: ¿estamos preparados?

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.