Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

09/04/13 - 00:00 Opinión

DE MIS NOTAS

El nuevo Papa

Ha impresionado bien el nuevo papa Francisco. Más que sus discursos, lo que ha sorprendido más son sus mensajes y subtextos, rompiendo el protocolo de la ortodoxia, refrescando el aire enrarecido de la tradición normalmente enclaustrada en sus propios recintos históricos. Como si hubiese llegado el primer Pedro vistiendo sandalias y vestimenta de pescador. Impertinente pero oportuno. Rompiendo pompa y ceremonia. Reflejando humildad y prudente recato. Acaso, como en toda organización humana religiosa, la renovación es el antídoto para la decadencia.

ALFRED KALTSCHMITT

El mensaje de Jesucristo nunca ha dejado de ser esa combinación perfecta entre principios y práctica de vida. Y no son muchos los preceptos esenciales: Relación vertical con Dios el Padre, relación horizontal con el prójimo y uno mismo. El balance perfecto es justo en el medio de la cruz, donde se unen los dos ejes esenciales. Cualquier desbalance afecta el equilibrio. Ni tan espiritual que olvidas al prójimo ni tan social que obvias a Dios.

El mundo ha cambiado. Existen muchos cristianos pensantes. No creen en infiernos y lagos de azufre, ni en los intermediarios ajenos a la centralidad de Jesús. Creen en el amor y en la relación personal con el Señor. Y este Papa, al pedir oración para él, se ha bajado del púlpito a sentarse con los suyos. Es lo que hacía Jesús cuando lavaba los pies de sus discípulos. Refrescante.

Y elegir a un Papa latinoamericano —donde se encuentra la mayoría católica—, no solo es sabio sino estratégicamente oportuno para la iglesia. Porque el núcleo central demográfico es el continente americano, y es aquí donde se encuentra el futuro de la iglesia.

¿Cómo conciliar el mensaje de Jesucristo con los desafíos del nuevo milenio? Modas, cultura, redes sociales, nuevas costumbres sexuales, materialismo y consumismo desenfrenado, relaciones de pareja, la pobreza, la ayuda al prójimo convirtiendo la limosna impersonal en una verdadera entrega al prójimo necesitado.

Hay humanismo desenfrenado —el hombre es la medida de todas las cosas— y ateísmo acérrimo —Dios no existe somos el producto de un pedo cósmico, o big bang como le llaman—. Retos de una realidad cada vez más empinada en este deambular diario.

“Hans Küng, considerado uno de los teólogos más profundos y creativos del cristianismo y una de las figuras más relevantes del catolicismo mundial de la segunda mitad del siglo XX y de los primeros años del siglo XXI, en el libro ¿Tiene Salvación la Iglesia? apunta como una de las causas del mal que padece la Iglesia al sistema romano de dominación, vigente desde la Edad Media, consolidado en el siglo XX y vigente todavía hoy, cuya eliminación defiende, al tiempo que propone una reforma de la Iglesia cristiana en profundidad, en sintonía con el movimiento de Jesucristo y en la dirección marcada por el concilio Vaticano, que debe ser leído y aplicado creativamente en el nuevo escenario político y religioso internacional y local”.

“El poder intraeclesial del papado, creciente sin cesar, representa el rasgo decisivo de la historia de la Iglesia católica. El papado no tiene que ser eliminado, sino renovado en el sentido de un servicio petrino de inspiración bíblica. Lo que sí debe ser eliminado es el medieval sistema romano de dominación. Puntualiza Küng.

Al preguntarle a Küng cuál es el papel de la Iglesia, dijo: “La Iglesia puede ser la autoridad moral en el mundo si está funcionando correctamente. Pero no debe permitir un fariseísmo hipócrita que apunta con el dedo moral. Hay que responder a las dificultades de la gente, y mostrar comprensión, así como pararse juntos, con otras iglesias cristianas, y religiones mundiales. Tengo la esperanza de que este Papa hará más para la renovación de la Iglesia, más para las iglesias cristianas y más por la paz y el bienestar en el mundo que sus dos predecesores”.

“Examinadlo todo, retened lo bueno.” 1 Tesalonicenses 5:21

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.