Opinión

Ventana

Alarma suena en Tikal

Rita María Roesch

Rita María Roesch

Archivado en:

Mayas Medioambiente Tikal

Nunca en nuestra historia nacional había  ocurrido  un ataque al Parque Nacional Tikal.  El  martes 1  de mayo, en Prensa Libre,   apareció una noticia que me alarmó.  Describe  el  acto vandálico cometido por  un grupo armado que ingresó al Parque Nacional de Tikal  y quemó el kiosco de atención al público, en la madrugada del 29 de abril.  Los individuos antes de escapar gritaron, “¡Esto es el inicio!”.

No quiero pensar que esa malvada gente destruya ese patrimonio invaluable, ese tesoro nacional que es un legado para la Humanidad. ¿Qué pretenden esos delincuentes? ¿Generar más angustia y desestabilidad en el país? Esas amenazas alejan al turismo y la inversión que Guatemala tanto necesita. Atacar el Parque Nacional de Tikal, el ícono del Mundo Maya, es atacar a toda Guatemala.

Desde mi Ventana hago un llamado urgente al ministro de Cultura, al Inguat, al presidente Morales, para que este atentado no permanezca impune. Tengo entendido que previo a este se habían provocado incendios en la zona. No queremos más tragedias. ¡Ya tenemos suficientes!

A pesar del desagradable incidente en Tikal, lo que sí tengo claro es que los chapines hemos logrado mayor conciencia cívica, mayor aprecio por la justicia, por el medioambiente y por nuestra riqueza arqueológica. Sin embargo, hace falta una iniciativa que promueva la protección del legado maya y su entorno natural a nivel nacional.

Vale la pena que reconozcamos la pasión por crear y de construir que tuvo el maya antiguo. Fueron matemáticos y astrónomos geniales. Eso les permitió desarrollar un sistema calendárico más exacto que el occidental. Crearon un sistema de escritura que documentó el orden del tiempo y del espacio. Sus dioses estaban vinculados con los astros, las montañas, las plantas y los animales. Sus descubrimientos fueron muy cercanos a los de la nueva biología, al reconocer que cada ser es parte de la cadena que genera la vida. Es preciso valorar su pasión por el arte y la arquitectura a través de la cual se percibe su admirable y asombrosa cosmovisión.

En el libro, Arquitectura Maya, de Kenneth Treister, leí un párrafo hermoso que describe el balance logrado por el arquitecto maya entre lo racional y lo sagrado. “Es posible que las ciudades mayas fueran metáforas de un paisaje sagrado: las pirámides como montañas, los templos en la cumbre, como cuevas, las plazas abiertas como cuerpos de agua y las estelas como árboles”. Treister enumera algunos de los principios fundamentales del estilo arquitectónico maya que sorprenden y provocan reflexión: 1. La arquitectura maya es anónima, es acerca de la comunidad y no del artista. 2. La arquitectura maya tiene que ver con el espacio, el espacio que es capturado. 3. La arquitectura maya es masiva y su forma es bellamente proporcionada. 4. La arquitectura maya tiene que ver con armonía y estabilidad. 5. La arquitectura maya expresa continuidad con las generaciones pasadas. 6. La arquitectura maya es orgánica, crece a partir de sus propias semillas. 7. La arquitectura maya es tradición, sus formas se repiten. 8. La arquitectura maya tiene que ver con la horizontalidad, se une a la tierra. 9. La arquitectura maya tiene que ver con lo vertical, señala los cielos. 10. La arquitectura maya es la integración del arte y la arquitectura. 11. La arquitectura maya es sombra y luz, es color y textura, murales y esculturas. 12. La arquitectura maya está hecha de un solo material: la piedra. 13. La arquitectura maya es la manifestación de un diseño exquisito. 14. La arquitectura maya es un tesoro, debe estudiarse para comprenderse.

“La arquitectura maya es fruto de su tiempo. Es única”, agregó el Clarinero.

clarinerormr@hotmail.com