Opinión

urbanismo y sociedad

Antigua a punto de perder su calidad de Patrimonio

Alfonso Yurrita

Alfonso Yurrita

En el reinado de Felipe II fue la “Cuadrícula” de la ciudad el elemento fundamental en la organización de los territorios americanos y filipinos que España llevó a cabo en el Nuevo Mundo. En las primeras ciudades del nuevo mundo  ya existía el embrión de un nuevo orden urbano en el entorno de las islas del Caribe, para pasar luego a Centroamérica. Esta manera de hacer ciudades se consolida de acuerdo con un cierto modelo a partir de la fundación de Lima, en 1535, extendiéndose rápidamente por el resto del continente americano bajo la influencia española y llevándose hasta Filipinas. “La Cuadrícula”, formada por un conjunto de calles y manzanas trazadas regularmente, se desarrolló a través de una tipología diversa, jerarquizándose por la presencia de la “La Cuadrícula” como símbolo de la ciudad. La eficacia organizadora del espacio que tuvo la “Cuadrícula” fue tan importante que este modelo de ciudad se aplicó de igual manera en localizaciones en diversas épocas desde California a Chile, de Cuba a Filipinas, desde las primeras décadas del siglo XIX. La “Cuadrícula” se adoptó mayoritariamente como forma de hacer ciudades, caracterizándose en la urbanización del Nuevo Mundo.

Pero en la ciudad, la calidad de la obra no descansa solamente en el espacio y forma, sino también en los materiales y en los sistemas urbanos constructivos como calles, parques y plazas. Por lo que es de suma importancia conservar los materiales que impliquen el mantenimiento de esta ciudad histórica, de acuerdo a su modelo común: la “Cuadrícula”. Estas ciudades contribuyeron al confort y a la calidad del hábitat, mejor comportamiento hacia el medio ambiente por su bajo consumo energético, por su escaso nivel contaminante y por su mejor comportamiento, en que la vivienda y sus “Patios” también es otro factor principal que le da carácter final a la Ciudad Histórica.

Desde cuando estábamos en el Infom, en los años 60, haciendo planes reguladores municipales para tratar de rescatar las ciudades, analizamos la Antigua Guatemala y nos pusimos a desarrollar su “Plan Regulador“. Esto la llevó a que fuera designada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979. Ante esto, se dejó una serie de recomendaciones sobre su obra física, que tendrían que haberse llevado a cabo. Y es esta falta de acciones de las autoridades responsables las que precisamente están llevando a su destrucción, y a la pérdida de su calidad de Patrimonio de Humanidad al dejar que saqueen la Antigua Guatemala, tal como menciona el arquitecto José María Magaña. Pues la calidad de la obra arquitectónica y urbana no descansa solamente en el espacio y forma, sino que también en sus obras arquitectónicas y materiales constructivos urbanos. Son los planes urbanos los existentes los podrían dar la calidad necesaria al proceso urbano en la Antigua, pues las edificaciones tradicionales están cambiando el uso del suelo, pero pareciera ser que no los toman en cuenta.

Y así fue como nos propusimos rescatar “La Antigua”, pues la encontramos prácticamente abandonada con muchos edificios históricos en el suelo. El objetivo fue rescatar la ciudad y planificar su futuro y se dejó una serie de acciones que deberían llevarse a cabo, pues al no realizarlas se estaría corriendo el riesgo que la declaren “Ciudad Histórica en Riesgo”, lo cual según la Unesco perdería las características que determinaron su inscripción como “Patrimonio de la Humanidad” y saldría de calidad como tal. Y así estamos ahora a punto de esta tragedia.

alfonsoyurritacuesta@gmail.com