Opinión

Economía para todos

Árbenz recibe un millón de quetzales en efectivo

José Molina Calderón

José Molina Calderón

Con motivo del bicentenario de la Independencia 1821-2021, se hace un recorrido de lo que hicieron los presidentes en la Hacienda Pública y los tributos en Guatemala, esta vez con ocasión de la renuncia del presidente Jacobo Árbenz, el domingo 27 de junio de 1954.

Este hecho lo dio a conocer el Diario El Espectador, de Guatemala, el viernes 23 de julio de 1954, en declaración personal y auténtica del propio exministro de Hacienda, emitida en fecha inmediata a la caída de Árbenz.

Dice así el exministro Raúl Sierra Franco: Estuve en contacto con el Banco de Guatemala, cuyos funcionarios estuvieron siempre atentos para evitar cualquier problema grave que se derivara de la negativa a proporcionar el dinero; a las cuatro de la tarde del domingo 27 de junio se me ordenó, militarmente, que el Banco de Guatemala entregara el dinero, lo cual se hizo entregando en la jefatura de las fuerzas armadas, en el propio despacho del jefe de las fuerzas, coronel Carlos Enrique Díaz, la suma de 500,000 quetzales en efectivo, y un cheque de gerencia del Banco de Guatemala por 500,000 quetzales, cheque debidamente endosado y listo para su cobro. Esto fue recibido por el coronel Carios Enrique Díaz, encontrándose en su despacho el mayor Alfonso Martínez, quien personalmente recibió al día siguiente en el despacho del Ministerio de Hacienda el efectivo amparado por el mencionado cheque.

El subgerente del Banco de Guatemala, señor licenciado Francisco Fernández Rivas, personalmente constató la entrega de fondos y constató que lo recibieron las personas indicadas, asimismo se enteró del asunto por haber participado en él el gerente del Banco de Guatemala, licenciado Manuel Bendfel (sic) y el presidente de la misma institución, doctor Manuel Noriega Morales.

El Banco de Guatemala proporcionó los fondos del depósito que en dicha institución tenía el Banco Nacional Agrario, habiendo salido los fondos directamente del Banco de Guatemala, como queda indicado, pero la Tesorería Nacional extendió al Banco Nacional Agrario un recibo por la cantidad de quetzales recibidos como depósito, y a su vez la Tesorería Nacional recibió el siguiente comprobante firmado por las personas que efectivamente recibieron el dinero: coronel Carlos Enrique Díaz y mayor Alfonso Martínez; dicho comprobante literalmente dice:

“Recibí de la Tesorería Nacional la cantidad de un millón de quetzales (Q1.000,000.00) destinados a cubrir gastos urgentes, derivados de la actual emergencia nacional y los cuales serán comprobados oportunamente”.

“Guatemala, 26 de junio de 1954. (firmas) Alfonso Martínez, Carlos Enrique Díaz, jefe de las fuerzas armadas; Visto Bueno, Raúl Sierra Franco, Ministro de Hacienda y C.P.; Visto Bueno, Héctor Mansilla P., Presidente de Tribunal y C. de Cuentas”.

Este comprobante obra en poder de la Tesorería Nacional. En otras ocasiones y en casos de urgencia, en tanto se hacían los trámites del caso y se presentaban los comprobantes, se había procedido en forma similar y nunca había habido ningún problema, ya que a los dos o tres días quedaban legalizadas las operaciones.

En el presente caso, al conocer el subscrito la renuncia del presidente Árbenz Guzmán, y que fue a las 20 horas 45 minutos, es decir pocos minutos antes de que la conociera el pueblo a través de la radio, ya que los miembros del gabinete no teníamos ninguna información ni indicio, y más bien se daban informes de completa seguridad por parte del gobierno y que se controlaba la situación, tuve la preocupación de la operación efectuada y de la entrega del millón de quetzales

josemolina@live.com