Opinión

urbanismo y sociedad

Debilidades del Estado

Alfonso Yurrita

Alfonso Yurrita

Archivado en:

Maras

Las debilidades del Estado de Guatemala se basan en una ausencia de estrategias y planes en materia de seguridad. Los acuerdos de paz de 1996 se establecieron en el momento del fin de la Guerra Fría y las amenazas a la Seguridad Nacional estaban cambiando, así como las relaciones económicas en el mundo.

Con el terrorismo islámico alcanzan a Guatemala por su posición geoestratégica dentro del llamado Triángulo Norte, por ser una frontera porosa hacia Estados Unidos. Guatemala vive una inseguridad producto del terrorismo, el crimen organizado y el narcotráfico. En Guatemala, la guerra urbana ha desplazado a la guerra rural, en donde se ha desarrollado una segunda generación criminal de pandillas juveniles de carácter internacional, llamadas “maras del narcotráfico”.

En los últimos quince años, la región norte de Centroamérica: Guatemala, El Salvador y Honduras, presenta un acelerado crecimiento de violencia y criminalidad. Guatemala, con una tasa de homicidios de 44.2 por cada cien mil habitantes. Pero poco se discute de los aspectos sociales, donde tenemos 18 asentamientos en barrancos en la ciudad de Guatemala, donde crecen y se desarrollan jóvenes sin educación, trabajo y futuro; por lo tanto, fáciles de involucrar en el crimen. La violencia de las maras empezó a darse cuando estas fueron penetradas por las salvadoreñas MS-13 y 18 St., que estaban en santuarios en California, exiladas durante el conflicto armado, pero fueron expulsadas. La Policía señala que las pandillas están ligadas a extorsiones y ejecuciones por las mafias del narco. La ciudad capital está cercada por las extorsiones a los autobuses y taxis en 150 puntos de alto riesgo. Esto se ve en el despliegue de un amplio territorio urbano, lo que el vicepresidentee señala que es “una situación desastrosa y que el Gobierno tiene toda la responsabilidad”. Mientras el presidente Morales emite una opinión de pastor evangélico. Más lo del golpe de Estado, desvirtuado por las fuerzas de seguridad y de inteligencia en el Congreso.

Las maras están concentradas a lo largo de las rutas de la costa del Pacífico, desde Tapachula hasta la frontera con Estados Unidos en Arizona, donde tienen sus bases en el sur de California, por lo que el Gral. John Kelly, su asesor en Seguridad, ha sido enviado para explicar las disposiciones firmadas por Trump, que son 1) “Vamos a sacar a los malos, a los pandilleros; 2) La creación de una oficina dentro del Departamento de Seguridad Nacional para investigar los crímenes cometidos por las personas indocumentadas; 3) Crearemos más espacios de detención para los inmigrantes ilegales a lo largo de la frontera sur; 4) Una lista semanal de los crímenes cometidos por indocumentados en ciudades santuario; 5) informar mejor al público sobre las amenazas a la seguridad pública en esas jurisdicciones santuario; 6) Sacar a los emigrantes indocumentados inmediatamente con antecedentes criminales que hayan llegado hace dos años; 7) Por ahora no se tocará a los llegados en la infancia o Daca.

Conclusión: emigran de Guatemala un promedio de 110,667 personas anualmente, a quienes se les aplicaría la disposición, que podrían ser 221,334 los expulsados, pero como dijo Kelly, muy político, no lo serán masivamente. Las principales razones por las que emigran en los últimos 12 meses son: un 31% por trabajo; 24% por motivos económicos; 18.6% por razones familiares; 1.7% por inseguridad y por problemas con las maras y amenazas, 1.2%. Esto va a terminar por debilitar la seguridad de Guatemala, la cual ni económicamente ni políticamente está preparada, pues ya no hay retorno, con el muro y la seguridad que se va a establecer. En Guatemala las remesas son un recurso que contribuye a la economía y forman parte del PIB (OIM)

alfonsoyurritacuesta@gmail.com