Opinión

eclipse

Derribar muros y abrir espacios

Ileana Alamilla

Ileana Alamilla

Archivado en:

Cerigua

Hace 33 años iniciamos nuestro camino, cuando en el país había un conflicto armado. Incursionamos en el mundo de las comunicaciones, área en la cual en este período se produjeron los más grandes avances tecnológicos. Desafiamos el temor de informar sobre los tabús del momento político, en una región marcada por la guerra.

Con aprensión, nos adentramos en un trabajo que requería enormes esfuerzos y que podía interpretarse como intrépido: informar sobre los temas que engendraban riesgos, especialmente la represión, las luchas sociales y la insurgencia.

Como Agencia de Prensa alternativa, en Cerigua transitamos esa azarosa ruta y hemos contribuido a alcanzar los propósitos que nos inspiraron. Colocamos en agenda nacional e internacional noticias sobre las violaciones a los derechos humanos, sobre la guerra y el proceso de negociación.

Acompañamos con las coberturas noticiosas las luchas de los sectores sociales surgidos por la represión, entre ellos el GAM, Conavigua, el Cerj, así como las reivindicaciones de las mujeres, estudiantes y sindicalistas.

Artistas y personalidades creyeron en nosotros. Roberto Cabrera, uno de los más ilustres pintores del país, diseñó el logo de Cerigua, con un profundo significado extraído de los códices mayas: una boca, un ojo y un oído abiertos.

Jóvenes costarricenses, alemanes, canadienses, mexicanos, estadounidenses y de otras nacionalidades integraron nuestros equipos de producción. Con mística y profesionalismo contribuyeron a diseminar nuestros productos en todas las latitudes, desde diferentes países recibimos apoyo y nos publicaron. Fueron incontables los colaboradores, lectores y créditos que tuvimos en Europa, Estados Unidos, Centroamérica y, sobre todo, en Guatemala.

Fue significativo que, a pesar de los señalamientos permanentes que recibimos de estar vinculados con la insurgencia, la prensa guatemalteca diera cobertura a las noticias que divulgamos. Especial mención merece Prensa Libre, el desaparecido Diario El Gráfico, los radioperiódicos El Independiente, Guatemala Flash y otros muchos que dieron a conocer lo que Cerigua reportó.

Lo dijo el doctor Manuel Salazar: hoy los materiales de Cerigua se encuentran en la Hemeroteca Nacional, antes teníamos que leerlos en la clandestinidad. Similar opinión encontramos en todos los rincones del país a donde asistimos en esta nueva era de paz.

Nuestra producción ha sido diversa: denuncias sobre violaciones a los derechos humanos, información sobre los refugiados de la guerra, reportajes pioneros sobre medio ambiente, análisis para evidenciar la escasa presencia de la información departamental realizados durante 10 años, diagnósticos anuales sobre la presencia de la mujer en los medios, un trabajo inédito en la región, durante una década, sobre las muertes violentas de las mujeres; reportajes sobre la situación del agro, la salud y la niñez, entre otros.

Editamos reportes especiales durante los 10 años de negociación de paz para apoyar a la prensa nacional e internacional con información sobre este proceso, lo cual constituye un testimonio de lo que en estas más de tres décadas hemos dejado como legado histórico.

Cerigua ha sido contraparte en temas de comunicación de varias entidades internacionales, entre ellas el Fondo de Población, la OPS, IDEA Internacional; Oxfam, Ifex, Soros, Osi, Diakonía, Ceci, la Embajada de Suiza; Unesco y la DW de Alemania.

Actualmente somos un referente nacional e internacional en temas de libertad de prensa y hemos construido alianzas con las principales asociaciones y cámaras de periodismo y locución, a nivel nacional y departamental, con quienes estamos impulsando un mecanismo de protección para periodistas y comunicadores.

Somos la única agencia alternativa de Prensa que ha logrado sobrevivir desde los agitados años ochenta.

iliaalamilla@gmail.com