Opinión

SI ME PERMITE

El emprendedor ve necesidades

Samuel Berberián

Samuel Berberián

“El emprendedor siempre busca el cambio, responde a él y lo usa como oportunidad”. Pedro Duker.

En la conducta humana, no importa el idioma o la cultura, no es extraño que la gente se exprese con molestia por lo que no tiene o porque no se reciben el apoyo para alcanzar lo que les falta. Pero también la historia humana esta tapizada de biografías de personajes que fueron creativos para llenar una necesidad que en algún momento observaron con detenimiento.

Por ejemplo: la imprenta, la diversidad de movilidad, desde una bicicleta hasta viajar en un avión, tienen en su historia la creatividad de alguien que fue lo suficientemente emprendedor como para buscar el cómo poder hacer algo para cambiar las cosas.

En nuestros días no es extraño, de que se dé la noticia de un grupo de ciudadanos no importando de que nivel o estrado sean estén reclamando por algo que necesitan y pidiendo que se haga algo por ellos. Pero si se les preguntara si tienen algún plan para sugerir como llenar esa necesidad y si ellos estarían dispuestos a colaborar con algo, no es mucho lo que se obtendría.

Si imaginamos la figura de una persona sentada, con apariencia reflexiva o pensativa y posiblemente perdido en su vista y su apariencia muy probablemente luego de un tiempo en el rostro se percibirá una expresión de gratificación. Esta persona con seguridad levantará determinada y cada paso que dé tendrá una firmeza y al final tendrá algo: una solución que satisface la necesidad percibida y aparte de suplir la necesidad de muchos, tendrá una felicidad dignamente ganada por lo que ha podido visualizar y alcanzar.

Estas cosas que describimos no tienen que verse únicamente como si no tuviésemos los pies sobre la tierra. Soñar no significa tener la mente en otro planeta o no ser realistas. Es simplemente buscar cómo hacer más fácil el modo de hacer las cosas más rutinarias de la vida. Por ejemplo, el ser humano ha tenido que lavar su ropa para la higiene personal y ha tenido que hacerlo en la manera más sencilla, pero alguien tuvo la idea de construir una pila con un deposito a la par para que pueda hacerse la misma tarea en una posición física más cómoda y en el lugar donde habita.

Por lo mismo no tiene mérito quejarnos y reclamar por necesidades que nos rodean. El mérito está en preguntarse qué puedo hacer para hacer más llevadera la tarea y como puedo solucionar la situación. Seguramente cada día usamos el teléfono, quizá algunos recordamos que antes se mandaba a un muchacho para llevar un mensaje a alguien, pero hoy simplemente marcamos su número y lo decimos nosotros mismos sin estar pendientes si se ha dicho correctamente el mandado.

El ser humano aún sigue rodeado de necesidades que afectan a unos más que a otros, hasta que alguien se propone creativamente hacer algo para que las cosas cambien. La sociedad no es agradecida con aquellos que les han facilitado la vida para que las cosas sean tan sencillas como tener un tenedor y con él poder llevar los alimentos a la boca sin tener que ensuciarnos. Pero el caso es que alguien hizo y eso es lo que vale.

Empecemos cambiando nuestra actitud y al encontrar necesidades veámoslas como desafíos y oportunidades y no simplemente como limitaciones y tendremos otro modo de vida. Especialmente en nuestra Guatemala donde su historia es tan rica en logros en su pasado y donde muchos del extranjero vienen a contemplar los logros de los antepasados. ¡Estamos a tiempo para retomar la herencia y hacer cambios para bien nuestro y para otros también!

samuel.berberian@gmail.com