Opinión

Urbanismo y sociedad

El respeto a la Arquitectura construida

Alfonso Yurrita

Alfonso Yurrita

Debido de la explotación económica inmobiliaria urbana, la arquitectura construida está siendo demolida sin ningún control. Para colaborar con la propuesta de mi estimable colega Arq. José María Magaña y del Colegio de Arquitectos al respecto sobre la propiedad intelectual en arquitectura, la cual hemos discutido con la comisión de urbanismo del Colegio. Allí estamos realizando planes de protección urbana y arquitectónica, como en el Centro Histórico, el Centro Cultural y FEGUA y su contexto urbano, con la introducción del Metro en la antigua vía del tren Atanasio Tzul, con un plan de renovación urbana donde bien caben los nuevos ministerios.

Existe el “Convenio de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas y Obras protegidas: 1. «Obras literarias y artísticas»; 2. Posibilidad de exigir la fijación; 3. Obras derivadas; 4. Textos oficiales; 5. Colecciones; 6. Obligación de proteger; beneficiarios de la protección; 7. Obras de artes aplicadas y dibujos y modelos industriales. Comprende dentro de los derechos de autor y de la propiedad intelectual, la obra arquitectónica realizada”. “En España la propiedad intelectual de la Arquitectura, ha suscitado un debate parlamentario y social, dirigido a todos los Grupos Parlamentarios, tanto del Congreso como del Senado, para que la Ley recogiera de manera expresa la obra arquitectónica dentro de la propiedad intelectual. El texto actual contempla los proyectos, planos, maquetas y diseños de obras arquitectónicas y de ingeniería”.

En tanto en Guatemala, la Arquitectura está siendo avasallada por la especulación económica de la tierra, en que la edificación vertical, como si Guatemala fuera Dubai, un desierto, constituye un mecanismo de densificación urbana para construir vivienda vertical, pero dentro de obras construidas, donde no se valoran éstas, ni a los habitantes del sitio, pues no hay quien evalúe esa obra arquitectónica, como el caso de los países mencionados con anterioridad, en la que el Colegio puede cumplir esta misión de resguardo.

Magaña plantea: “La casa mandada a hacer pertenece a quien la encargó y pagó. Pero la propiedad intelectual del proyecto es del autor, tanto así que se queda en los juegos con los planos originales firmados por ambos. En los que tiene derechos el autor”.

La obra arquitectónica tiene un valor que debe de ser respetado, por contener los principios básicos de la obra como el concepto de forma y espacio, organización, circulaciones, proporción y escala, los ejes, la simetría, la jerarquía y sus elementos, teorías y resultados de mediciones y cálculos, que son el conjunto de puntos de referencia. El estilo arquitectónico refleja determinados valores o necesidades sociales, independientemente de la obra que se piense construir —casas, hoteles, comercios etc—.

Tenemos el caso de la proliferación de tiendas y estacionamientos en las viviendas del llamado Centro Histórico, un proceso de deterioro, pues no existe ningún plan específico de conservación arquitectónica manejado directamente por el Estado.

Algo parecido existe en la zona 10 y 9 donde se están demoliendo obras de mucho valor del siglo XX en los últimos años, como viviendas u otros edificios, sin respetar el valor de éstos y sus usos del suelo, con una pérdida del espacio y forma en las zonas donde están ubicadas, como es el caso de las torres, centros comerciales y estacionamientos, que están desarrollando una alta densidad creando una demanda de tránsito que está llevando a la destrucción de su medio ambiente construido.