Opinión

A contraluz

La necesaria reforma judicial

Haroldo Shetemul

Haroldo Shetemul

Los diputados saldrán de vacaciones el próximo lunes sin haber aprobado las reformas al sector justicia y retornarán hasta el 1 de agosto, cuando ya sea demasiado tarde. Por ello, es indispensable que los legisladores se declaren en sesión permanente hasta que le den luz verde a estos cambios que le permitirían al Organismo Judicial lograr su independencia de los demás organismos del Estado y de las mafias. Las enmiendas han sido torpedeadas dentro y fuera del Legislativo y se ha creado un entorno hostil hacia ellas, por lo que es importante conocer su contenido para que no sean tergiversadas.

¿Sabe usted por qué se propone modificar el artículo 209 constitucional? En la actualidad, la Carta Magna dice lo siguiente: “Artículo 209. Nombramiento de jueces y personal auxiliar. Los jueces, secretarios y personal auxiliar serán nombrados por la Corte Suprema de Justicia”. En pocas líneas, se define una discrecionalidad total a los magistrados de la CSJ para disponer la conformación de quienes administrarán la justicia. Un ejemplo claro de esta situación ocurrió el año pasado cuando la magistrada Blanca Stalling presionó al juez Carlos Ruano para que favoreciera a su hijo con una medida sustitutiva, a cambio de ofrecerle mejorar su situación laboral como juzgador.

Pero la crisis que afronta el sistema judicial no se queda solo ahí, ya que toca la raíz del problema: la elección de esos magistrados. Hasta la fecha, los integrantes de la CSJ son elegidos por el Congreso, luego de haber pasado el filtro de escogencia de las comisiones de Postulación. En el proceso de 2014 se sumaron 63 acciones legales, entre amparos e inconstitucionalidades, contra esas comisiones, por anomalías y tráfico de influencias. Esos organismos han sido copados por mafias estructuradas específicamente para apadrinar a abogados que sean susceptibles de favorecer intereses políticos y del crimen organizado. Es más, de la noche a la mañana aparecieron cuatro nuevas facultades de Derecho que no habían graduado a ninguna promoción, incluso una que ni siquiera tenía alumnos inscritos, pero sí poseían representantes en las postuladoras.

La reforma del artículo 209 constitucional busca salir de ese lastre para que los magistrados de la CSJ ya no sean elegidos mediante esas comisiones y ellos tampoco tengan injerencia en el nombramiento de jueces. La enmienda propone crear el Consejo de Administración Judicial, que tendría dos áreas: a) la Dirección de la Carrera Judicial se encargaría de garantizar que los jueces sean escogidos por concursos de oposición y tengan ascensos por méritos y no por tráfico de influencias. b) la Dirección Administrativa se encargaría de proponer un presupuesto para que lo apruebe la CSJ y administraría los recursos financieros y administrativos. Ambas direcciones tendrían que entregar a la CSJ un informe de gestión cada seis meses y los consejeros solo fungirían dos años en sus cargos.

Si usted no conoce las reformas, en la siguiente dirección puede verlas: http://www.prensalibre.com/getmedia/20a2e304-146d-4cc5-8a8b-88fa34c67641/Enmienda-por-sustitucion-total-del-preambulo-del-proyecto-que-aprueba-reformas-a-la-constitucion-politica-de-la-republica-de-guatemala-5179.aspx Es importante que todos conozcamos las enmiendas propuestas para evitar que nos den una incorrecta interpretación de las mismas. Estas reformas tienen el objetivo de lograr una mejor administración de la justicia y de que las elecciones de magistrados de la CSJ y de salas de Apelaciones no queden en manos de mafias que manipulen las comisiones de postulación y que luego queden a merced de diputados. Eso es algo que el país requiere. Por ello es necesario que los congresistas no se vayan de vacaciones sin aprobar las reformas.

@hshetemul