Opinión

catalejo

Las oportunidades deben descubrirse

Mario Antonio Sandoval

Mario Antonio Sandoval

HACE ALGUNOS AÑOS LEÍ un diálogo, en el cual alguien exigía “conocer la verdad” y su interlocutor le pregunta si estaba preparado para conocerla, es decir para sus motivos y consecuencias. Se puede hacer la comparación de cuestionar a quien exige acciones contra la ilegalidad y la inmoralidad si está preparado para descubrirlas y conocerlas, y sobre todo para actuar como resultado de ello. La historia nacional reciente está llena de ejemplos de oportunidades perdidas porque no se les dio la suficiente importancia y los ciudadanos individuales cayeron en el error de darles a los demás una tarea correspondiente a cada uno, y con ello abrieron la puerta a los desmanes, con lo cual se convirtieron en cómplices a causa de una acción convertida en omisión.

EL ACTUAL TSUNAMI provocado por las fundamentadas denuncias del Ministerio Público y de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala constituyen el más reciente ejemplo de oportunidad para iniciar los cambios necesarios a fin del retorno de la razón de ser de la auténtica democracia. No es tarea exclusiva de los dirigentes e integrantes de ambas entidades, sino de la sociedad en su conjunto, a través de sus representantes sectoriales y de las personas individuales interesadas en participar en el proceso, por medio de sus análisis, sugerencias y comentarios. A causa de la magnitud de la tarea y de las indudables dificultades de realizarla, se debe hacer una lista de prioridades, porque lo urgente debe ser realizado antes de lo importante.

EL MANIPULEO TANTO POLÍTICO como económico de los medios de comunicación, en especial de los dependientes de autorizaciones estatales, tiene efectos devastadores en un país, y Guatemala es ejemplo. Tiene efecto tan nocivo como la aplicación antojadiza de la ley, o los malabarismos burdos e inmorales de la política. Si a Estados Unidos le interesa —como afirma hacerlo— la legalidad y la corrección, también debe informar de inmediato sobre su criterio acerca de la mencionada manipulación política y económica, en especial porque la lógica jurídica estadounidense señala claramente la ilegalidad de negociaciones de empresas de origen estadounidense basadas en “dumping” y en la exclusividad comercial, por ejemplo.

EL RESTO DE PAÍSES AMIGOS de Guatemala deben pronunciarse a este respecto, sin temor a ser acusados de intervención. Se pueden circunscribir a señalar cuáles son las sanciones legales a quienes incurren en situaciones similares como la existente desde hace décadas en Guatemala. La base lógica es muy simple: no se puede pedir a la ciudadanía una actitud de ejercicio a la protesta por derechos conculcados, si no está enterada de los factores influyentes a causa de la manipulación cómplice entre gobierno, medios comprometidos y sectores civiles beneficiados por ese estado de cosas. En este campo, Guatemala se puede convertir en el lugar donde comience un cambio cuyo resultado sea una ciudadanía informada sin temor a efectos de componendas.

LA TAREA PRINCIPAL DEBE SER realizada por el Estado guatemalteco. Pero está integrado por seres humanos, con sus factores positivos y negativos. La presión popular y sectorial es un elemento de indudable efecto para forzarlos a cumplir con algo no por todos aceptado porque va a afectarles. Es obligado recordar: no se puede realizarla de uno en uno, sino en conjunto, pero con prioridades muy cercanas en el tiempo. Los guatemaltecos hemos exigido cambios. Ahora hay otra oportunidad y no debe ser desaprovechada, como las anteriores. Es necesario también comprender la necesidad de mantenerse firmes, conscientes del peligro de olvido a causa de los indudables escándalos del futuro inmediato si se mantiene el ritmo de trabajo del MP y la Cicig.