Opinión

urbanismo y sociedad

Las placas tectónicas del Caribe cruzan Guatemala

Alfonso Yurrita

Alfonso Yurrita

Las historias de los eventos telúricos fueron reconocidas desde la época de la Colonia española, cuando sufrió eventos trágicos, como su primera ubicación en las faldas del Volcán de Agua, cerca de los volcanes de Acatenango y Fuego. Se construyó con viviendas endebles que fueron arrasadas cuando hubo un gran deslave que destruyó a este pequeño asentamiento llamado Ciudad Vieja. A consecuencia de esta tragedia, la capital fue trasladada en 1524 al valle de Panchoy, fundándose así la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala, hoy conocida como Antigua Guatemala.

Esto quedó como muestra de los grandes problemas que existen en Guatemala al vivir en sitios a las orillas de laderas o en barrancos. En 1581 la erupción del Volcán de Fuego aumenta su actividad y expulsa ceniza a 5.000 metros de altura, produjo una lluvia de cenizas que se ha repetido por más 60 años: 1932, 1945 y 1962.

Pero serían los terremotos los responsables de la destrucción de la ciudad en el siglo XVI, cuando hubo seis severos sismos, como el de 1774, con el devastador de Santa Marta, que obligó a los habitantes a trasladarse a la aldea de La Ermita el 2 de enero de 1776. Se realiza el primer cabildo del noble Ayuntamiento de Guatemala en un rancho pajizo. Quedaba así la vieja ciudad de Santiago establecida en su actual emplazamiento, con una nueva denominación: “Nueva Guatemala de la Asunción”. El rey Felipe II encomendó a Juan Bautista Antonelli la organización de la ciudad, quien establecería el trazo reticular y orientada de norte a sur para ciudad y viviendas con patios y estructuras de barro.

Los eventos sísmicos son frecuentes en Guatemala porque se encuentra en una zona de fallas que atraviesan el límite tectónico entre la placa del Caribe y la placa Norteamericana y la placa del Caribe. Además, a lo largo de la costa sur-occidental de Guatemala, la placa de Cocos empuja contra la placa del Caribe, formando una zona de subducción marcada por la fosa mesoamericana, ubicada a unos 50 kilómetros de la costa del Pacífico de Guatemala. Estos procesos tectónicos mayores han generado deformaciones en la placa del Caribe y producido zonas de fallas secundarias, con una profundidad de 60 kilómetros.

En 1917-1918 (EN NAVIDAD) destruyó la Ciudad de Guatemala, (Prensa Libre 17.12.2017.), aunque el terremoto de 1942, del 6 de agosto, tuvo una magnitud de 7.7, que fue uno de los más importantes con poca información.

Pero sería el 4 de febrero de 1976 cuando se produjo un sismo devastador a nivel nacional, cuyo origen fue en la falla del Motagua, Chixoy-Polochic, cuando el país se despertó violentamente con un sismo potente de 7.5 grados en la escala de Richter. Murieron no menos de 23 mil personas y 77 mil sufrieron heridas graves. Alrededor de 258 mil casas quedaron destruidas, cerca de 1.2 millones de personas quedaron sin hogar. Dentro de los efectos de la placa del Caribe, fue mover las fallas de Jalpatagua y Mixco en la ciudad se Guatemala, pero no así la falla de Santa Catarina, lo cual dejó a los geólogos preocupados y dejaron una advertencia de la posibilidad de un sismo en el futuro. Ya se produjo el deslizamiento del cerro del Cambray, que sepultó a más de un centenar de viviendas y provocó la muerte de 280 personas en la comunidad en Santa Catarina Pinula, como una advertencia. Y sin embargo, se siguen ubicando asentamientos y conjuntos residenciales en sitios de alto riesgo, en que la tierra se ha convertido en un objeto económico, no importando su ubicación. Por lo que algunos alcaldes históricamente serán señalados.

alfonsoyurritacuesta@gmail.com