Opinión

Pluma invitada

Nuevos acontecimientos pesan sobre Guatemala

Jaime Córdova Palacios

Jaime Córdova Palacios

Guatemala, aparte de la repudiable crisis política, social, económica y criminal que arrastra desde hace tiempo en perjuicio de ciudadanos honrados víctimas de tan fatal calvario, sin aparente solución alguna, ensarta ahora nuevos y pesados retos  y acontecimientos políticos con posibles e insospechados intereses que, de no ser corregidos a tiempo, incidirán en cambios radicales que la ciudadanía anhela.

La Comisión de Postulación escogerá entre tantos candidatos estrujados a fondo a los seis entre los cuales el presidente Jimmy Morales designará al fiscal general del Ministerio Público; capaz, honorable, ético y respetuoso, para continuar la acción investigativa, procesal, carcelaria y condenable de irrespetuosos guatemaltecos, políticos en buena mayoría, con poder y dinero.

Obligada acción contra estructuras criminales de toda índole. Circulan señalamientos contra estructuras que bajo la mesa han manejado futura corrupción que esperamos no suceda, para aplicar pronta y severa acción legal.

La Comisión Extraordinaria del Congreso, encargada de elaborar la propuesta de reforma al Código Penal sobre el delito de financiamiento electoral ilícito, cuya esencia mantiene actualmente atemorizados a varios secretarios de partidos políticos por presuntos delitos, pretende cambiar esta responsabilidad administrativa, entre otras muchas modificaciones, en beneficio de futuros dirigentes políticos. Necesita el apoyo del Tribunal Supremo Electoral, Ministerio Público, Contraloría General de Cuentas y Colegio de Abogados. El Legislativo puede aprobar modificaciones, pero por no tener rango constitucional deben ser sancionadas antes por la Corte de Constitucionalidad.

Asustan las próximas elecciones generales —presidente, vicepresidente y diputados—, a realizarse en junio del año entrante.

El Tribunal Supremo Electoral debe seguir impulsando reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, tales como que el número de diputados sea de 150, la existencia de una revocación del mandato por el que los funcionarios son electos, nueva fórmula para integrar el Congreso y paridad de género en la integración de planillas.

Urgentes cambios en el movimiento electoral para diseñar el camino correcto a seguir contra malos políticos que han acaparado poder y riquezas, en perjuicio del pueblo y de sus propios electores. Importante su futuro para abrir nuevas brechas positivas para alcanzar —ojalá— una mejor o mediana aplicación legal contra los inescrupulosos dirigentes partidistas que continúan accionando no obstante las barreras impuestas por las autoridades investigadoras.

Después de 37 años se pretende recuperar Belice —insólito—. En la consulta popular para dilucidar este referendo se invertirán más de 300 millones de quetzales, que bien podrían ser empleados en salud, educación y otras calamidades. Esta tierra usurpada por los ingleses con la irresponsable flojedad de malos gobiernos jamás podrá aparecer de nuevo en nuestro mapa, salvo lograr pequeños convenios que beneficien a chapines que viven en esta frontera y han sido constantemente víctimas del calvario de despojos, atentados y asesinatos por abuso del ejército beliceño.

Finalmente, los entes investigadores han aclarado que el asesinato del expresidente del Organismo Judicial y la Corte Suprema de Justicia, licenciado José Arturo Sierra González, ejecutado en enero por criminales capturados, encarcelados y enjuiciados, fue por robarle unos cuantos billetes que había retirado de una agencia bancaria, como le ha sucedido a numerosas víctimas personas.