Opinión

Ideas

Poco les duró la pena a los diputados

Jorge Jacobs

Jorge Jacobs

A la mayoría de diputados de la Comisión de Asuntos Electorales del Congreso parece ser que la pena les duró poco: esta semana nuevamente se pusieron en contra de las solicitudes de la población para abrir el proceso político a una mayor competencia y participación. ¿Será que realmente no se han percatado que la mecha la tiene bien corta la población?

Como ya lo hemos dicho en varias oportunidades, en la Guatemala dividida actual hay muy pocos temas en las cuales existe consenso entre la población y los representantes de grupos de presión, grupos de interés, grupos gremiales, centros de investigación y universidades. Y creo que los más importantes, si es que no los únicos, tienen que ver con dos cambios cruciales en la Ley Electoral y de Partidos Políticos –LEPP-: a) que los ciudadanos podamos votar directamente por los candidatos a diputados, y b) que se les quite a los partidos políticos el monopolio de la participación en las elecciones.

Hasta esta semana consideraba que ese consenso era suficiente para que los diputados se vieran obligados a aceptar los cambios y aprobarlos. Me equivoqué. Al parecer, la compunción presentada al retractarse de aprobar un par de decretos era fingida. No les duró mucho y rápidamente volvieron a las andadas protegiendo sus intereses a expensas de todos los demás.

Y como siempre he sostenido que todos debemos ser responsables de nuestras decisiones, copio aquí los diputados de la comisión que, según Prensa Libre, votaron en contra de la elección directa: Alejandra Carrillo, Orlando Blanco, Carlos Chavarría, Rubén Escobar, Juan Ramón Lau y Mario Taracena (otros tres diputados mencionados no están registrados como miembros de la Comisión en el sitio del Congreso). Los únicos diputados que votaron a favor fueron Óscar Argueta y Fernando Linares Beltranena.

Por cierto que este tema es un buen ejemplo de por qué no debemos sucumbir ante las presiones tan a flor de piel en Guatemala de que si no estás conmigo estás contra mí. Resulta que uno de los diputados que más ha defendido este tema en la comisión es Fernando Linares Beltranena. ¿Cómo conciliarán algunos el hecho de que es uno de los diputados más controversiales y despreciado por muchos, pero al mismo tiempo es uno de los pocos —y quizá el más beligerante— que está defendiendo estas solicitudes de la población en la comisión?

No abona a la causa el que también los magistrados del Tribunal Supremo Electoral —TSE— se hayan sumado al rechazo a estas dos peticiones de la población, argumentando por un lado que según ellos es inconstitucional y por el otro que “saldrá muy caro”. En su descargo, parece ser que por lo menos ya están retractándose de la parte de “inconstitucionalidad”, pero aun así, dejan mucho que desear las posturas de los actuales magistrados.

Yo invito a los diputados y a los magistrados del TSE a que recapaciten y atiendan las peticiones de la población, en lugar de estar echándole más leña al fuego de la crisis. Para que tengamos esperanza en el futuro es necesario empezar a cambiar el sistema y estos cambios son vitales para iniciar ese proceso.

Y a todos los que están interesados en cambiar el sistema para bien, para que en el largo plazo podamos seguir viviendo en Guatemala y no tengamos que salir todos buscando mejores destinos, les invito a que hagan oír su voz. Ahí están los nombres de los diputados que votaron en contra de la elección directa. Llámelos, mándeles mensajes —en el sitio del Congreso están sus datos—, taguéelos en sus posts en las redes sociales para que sean conscientes de la presión de la ciudadanía. Ahora es cuando puede y debe quejarse, mañana será muy tarde.

 Fb/jjliber