Opinión

Ventana

¿Puentes o muros?

Rita María Roesch

Rita María Roesch

Archivado en:

Actitud

¿Cuál es la intención que prevalece frente a los problemas que surgen en nuestros hogares y trabajos? ¿Cómo los resolvemos? ¿Con una actitud que favorece el diálogo honesto para llegar al fondo del problema? ¿O asumimos una actitud intolerante, que facilita acciones violentas? La violencia no soluciona los problemas, sino los aumenta. Lo mismo ocurre, a una escala mayor, en nuestras empresas, países y en el mundo entero. La mejor manera que conozco para resolver problemas es tener claro en qué contexto estamos viviendo. Entonces uno se prepara y hace planes personales para salir adelante.

Leí el libro de Joseph Jaworski, Sincronicidad, el camino interior hacia el liderazgo, hace como 15 años. Jaworski comenta que coordinó la realización de los escenarios globales para la corporación multinacional Royal Dutch Shell en 1992. La Schell ya utilizaba ese método que construye “futuros posibles” para desarrollar sus estrategias empresariales. Este sistema de planificación utiliza las grandes tendencias mundiales presentes en la historia para perfilar distintos contextos. Lo interesante es que esos escenarios globales de la Shell presentaron dos posibles futuros a 20 y a 30 años plazo. Uno positivo, denominado “Nuevas Fronteras”. Visualiza un mundo capaz de generar alianzas, puentes, entre los países desarrollados y los del tercer mundo porque existe un florecimiento en los países del sur. El otro escenario es negativo y le llamaron “Barricadas”. Perfila un futuro violento. Cuando leí el libro, esos escenarios me parecieron acertados, pero nunca me imaginé que Barricadas sería el que cobraría más fuerza. Un botón de muestra actual es la propuesta irracional que Donald Trump hace para construir un muro gigantesco que divida el norte del sur. Esa es la imagen central que explica el escenario Barricadas.

Si persiste la separación entre los países del norte y del sur, los problemas seguirán. Los conflictos sociales, la violencia, las migraciones aumentarán y afectarán la estabilidad de los países del norte. Las familias huyen por la violencia, la pobreza y el enorme deterioro ambiental que les impide vivir con dignidad. A pesar de la liberalización y la globalización (la gente conoce lo que ocurre en el mundo), la decisión de mantener la apertura de los mercados es usada con presión de parte de los países del norte. Ese escenario atemoriza pero podemos revertirlo si nos lo proponemos. El físico David Bohm escribió: “La habilidad para percibir o pensar de manera diferente es más importante que el conocimiento adquirido”.

Ahora más que nunca necesitamos soluciones tangenciales para resolver problemas globales localmente. Christo, un artista conceptual búlgaro-estadounidense, encarna el poderoso mensaje de Bohm. Construyó un puente temporal que conecta dos islas en el lago Iseo, en el norte de Italia, sin usar hierro ni cemento. El puente es un sendero flotante de color naranja que invita al visitante a “caminar 3 km sobre el agua turquesa”. ¡Imagino la increíble sensación que despierta los sentidos y la mente ese puente que confirma que sin duda otro mundo mejor es posible!

clarinerormr@hotmail.com