Opinión

Economía para todos

Quetzal a 7.05 por dólar

José Molina Calderón

José Molina Calderón

Archivado en:

Dólar

El Banco de Guatemala (Banguat) calcula que si no hubiera intervenido comprando dólares en el mercado cambiario, el quetzal se hubiera revaluado a 7.05 por un dólar en marzo 2017, habiendo llegado en la realidad a 7.34. El 31 de diciembre de 2016 se encontraba en 7.52.

En esas operaciones, el Banguat alegremente tiene pérdidas de operación, que son recurrentes, cada vez que hace operaciones monetarias.

En este tema hay diferentes teorías y opiniones. Quienes sostienen que el tipo de cambio debería ser libre-libre, convendría que conocieran el Balance General del Banguat. Y también quienes quieren usar otros instrumentos monetarios del banco central.

El Balance de un banco central es distinto del balance de un banco comercial, como el que se explica en la clase de Contabilidad Bancaria en las escuelas de comercio. Las operaciones de los bancos comerciales son más simples que las del banco central.

El balance del Banguat tiene operaciones extrañas incluso para un analista financiero. No hay libro que lo explique. En esta columna lo expliqué en una oportunidad y tuvo mucho interés.

Para muestra un botón: tiene una cuenta contable en el lado del Activo que lleva por título Restauraciones de Patrimonio por cobrar al Estado, Ministerio de Finanzas Públicas —decreto número 16-2002—, por veinticuatro mil 842 millones de quetzales —tres mil 384 millones de dólares al tipo de cambio de 7.34 por dólar—.

La cuenta contable anterior en un balance de banco comercial o en un balance de una sociedad anónima, equivale a un vale a justificar en caja.

Es decir, se ha retirado el dinero y no se ha anotado correctamente en la contabilidad como un gasto. Si el Banguat lo anotara como gasto, equivaldría a perder su patrimonio completo de dos mil 702 millones de quetzales y aún así incurriría en una gran pérdida.

El Banco de Guatemala en el 2002 promovió la nueva Ley Orgánica del Banco de Guatemala, decreto del Congreso número 16-2002. En él se estableció que los déficit anuales del Banguat de un año, se incluyeran en el Presupuesto General de Ingresos y Egresos del Estado del año siguiente, de tal manera que el Ministerio de Finanzas Públicas deberá cubrir esa deficiencia con bonos del tesoro u otros instrumentos financieros.

Como esto no se ha cumplido, más que excepcionalmente, la cuenta contable referida es simplemente un vale a justificar.

La pérdida operativa real del Banco de Guatemala en el año 2015 fue de mil 491 millones de quetzales y la del 2016 de mil 483 millones de quetzales.

Otra cuenta contable en el lado del Pasivo se denomina Títulos del Banco Central. Son depósitos a plazo del público por veinticinco mil 287 millones de quetzales, de los cuales el 98 por ciento es en moneda nacional y en moneda extranjera el 2 por ciento.

Este es el monto que el Banguat ha recogido en dinero para reducir la liquidez dineraria, y por lo cual paga intereses que aumentan el déficit cuasifiscal.

Haría falta elaborar indicadores financieros para entender esos estados financieros, por ejemplo: la clásica prueba del ácido, liquidez, solvencia, entre otros.

De tal manera que resolver el problema de cubrir el déficit de operación del Banco de Guatemala, al que en esta columna se ha llamado constantemente déficit cuasifiscal, no es tarea fácil.

El Banco de Guatemala solamente tiene como solución el financiamiento a través del Ministerio de Finanzas. No hay plan B. Por lo menos, por ahora.