Opinión

imagen es percepción

Relación entre la sonrisa y su imagen personal

Brenda Sanchinelli Izeppi

Brenda Sanchinelli Izeppi

Archivado en:

Salud

Según un estudio realizado por la Universidad Autónoma de México (Unam), para sonreír se necesita accionar 20 músculos del rostro, mientras que para fruncir el ceño se requiere el doble. Lo que significa que sonreír es más fácil, es beneficioso para nosotros mismos y también para la gente que nos rodea.

En el ámbito social, cuando usted sonríe envía una señal de valor para quienes la reciben, sobre todo si lo hace franca y sinceramente, porque es una muestra de apertura y amistad, que provocará en los demás actitudes positivas. Si usted le sonríe a alguien, lo más seguro es que le devolverán el gesto —es decir, “el efecto espejo”—.

Al reír, la persona se proyecta más accesible y por lo tanto, los demás quieren acercarse y estar con ella. La sonrisa sincera abre muchas puertas, que no abre el dinero ni el poder. Tiene un efecto contagioso en los demás y es la más positiva de todas las expresiones emocionales.

Reír es sano, la risa y la salud están estrechamente unidas, es un método infalible para levantarse el ánimo y evitar el estrés. Sonreír aumenta la creatividad y productividad. Al hacerlo, el cuerpo produce serotonina y endorfinas, las hormonas responsables de hacernos sentir felices, y por lo tanto disminuyen la tensión.

Se ha confirmado científicamente que reír a carcajadas cinco minutos al día mejora considerablemente el estado físico del cuerpo humano (risoterapia). Los estudios revelan que la risa calma los músculos tensos, minimiza la producción de hormonas causantes del estrés, rebaja la presión de la sangre y aumenta la absorción de oxígeno en las células.

Reír es un acto espontáneo que puede ser un arma poderosa en el lenguaje no verbal, cuando se pretende conquistar a los demás, pero también podría convertirse en su peor enemigo, si su sonrisa no es auténtica y tampoco está conectada con su mirada.

Otra situación que también podría influir negativamente e impedir el efecto mágico de una sonrisa es tener una dentadura descuidada o mal aliento, porque cuando una persona desea proyectar una imagen impecable es indispensable que tenga una sonrisa radiante. Para esto primordialmente se requiere el cuidado de la dentadura y las encillas.

Los problemas bucales afectan en la comunicación interpersonal y en la autoestima, porque alguien que no se siente cómodo con su dentadura le será más difícil entablar relaciones, pero sobre todo, sonreír.

Recuerde cuidar su dentadura, siguiendo estos sencillos consejos de higiene oral, para lo cual consulté al médico odontólogo Jorge España, que dijo lo siguiente: Es importante cepillarse los dientes después de cada comida. Cepíllese minuciosamente, use hilo dental y enjuague bucal por lo menos dos veces al día. No olvide limpiar su lengua. Reemplazar su cepillo cuando se requiera y visite al dentista dos veces al año.

Esto es tan importante que, según estudios efectuados en Chile y Colombia, se comprobó que las personas con dientes bien cuidados y una sonrisa atractiva tienen más posibilidades de conseguir trabajo que quienes han perdido piezas dentales, tienen los dientes amarillos o halitosis. Por eso los gobiernos de estos países han invertido en la salud oral preventiva y curativa de sus ciudadanos.

Si hablamos de imagen y belleza, a la mayoría de personas se les ilumina su rostro cuando sonríen, es decir lucen más hermosas. No olvide que “la sonrisa es la llave que abre todas las puertas”, además es una herramienta indispensable en las relaciones humanas, sobre todo si es espontánea y sincera. ¡No olvide sonreír, es gratis. Al hacerlo no pierde nada y puede ganar mucho!

Imagen_es_percepción@yahoo.com