Opinión

Desde Ginebra

Sobre las actividades multilaterales para el 2018

Eduardo Sperisen

Eduardo Sperisen

Al margen del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), el Ministro de la Confederación Suiza responsable del comercio internacional, Johann Schneider-Ammann, invitó a una reunión informal a un grupo reducido de ministros el pasado viernes 26 de enero en Davos, Suiza. El objetivo fue para reflexionar sobre lo que será la agenda del presente año de la organización, así como para evaluar los resultados de la Onceava Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Esta reunión mini-ministerial se llevó a cabo en un momento importante ante la encrucijada que se encuentra el comercio internacional.

Asistieron a la reunión ministros de comercio y altos funcionarios de 29 países, entre ellos, Argentina, Australia, Brasil, Costa Rica, Estados Unidos, la Unión Europea, Hong Kong, Japón, Corea, Nueva Zelanda, Nigeria, Noruega, Pakistán, la Federación Rusa, Saudí Arabia, Sur África, Suiza y Turquía.

Para coordinar la temática y la participación de los ministros, se reunieron previamente los embajadores residentes en Ginebra de los países invitados con las autoridades Suizas. En esta reunión los asistentes manifestaron sus preocupaciones, expresando que la prioridad debería ser preservar el comercio multilateral basado en normas, ante la creciente retórica anti-comercio y los sentimientos proteccionistas, manifestadas en la prensa internacional.

En seguimiento del trabajo en la Organización de este año, en marzo, la India será sede de otra reunión miniministerial de la OMC, además de la tradicional reunión al margen de la reunión ministerial de la OCDE en París, que organiza el Ministro de Comercio de Australia, para un grupo de ministros de la OMC, donde tendrán también la oportunidad de comentar sobre el programa de trabajo y dar lineamientos y seguimiento a lo convenido en la Conferencia Ministerial de Buenos Aires.

La reunión miniministerial se llevó a cabo al margen de la Reunión Anual del Foro Económico Mundial que tuvo lugar los días 22 al 26 de enero en Davos-Klosters, Suiza, bajo el tema, “Creando un futuro compartido en un mundo fracturado”, renovando el compromiso de la colaboración internacional como una forma de resolver desafíos globales críticos. Este año asistió a la reunión de WEF, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que en su mensaje sobre “América primero”, manifestó la exigencia de un trato justo en el comercio internacional y se pronunció a favor de una reforma que podría emprender un grupo de miembros de la OMC.

Por su lado, el director general de la OMC, Roberto Azevêdo, dijo a los ministros, que el resultado de Buenos Aires había sido decepcionante, y que los miembros de la OMC debían actuar si querían negociaciones comerciales globales, no solo para prometer su apoyo.

Entre las conclusiones de la reunión miniministerial de Davos resaltó la expresión de los participantes sobre la decepción por la falta de una mayor convergencia y resultados.

Los ministros también afirmaron que continuarán trabajando en temas como; las Subvenciones a la Pesca, y otras cuestiones de Doha, además del Comercio Electrónico, las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, la Facilitación de Inversiones, la Regulación Doméstica en Servicios, así como, el tema de Género y Comercio.

Pero, más allá de los resultados de la Conferencia Ministerial, se comentó, que la OMC se enfrenta a desafíos importantes y reflexiones fundamentales, incluso a nivel político y que será necesario en aquellas cuestiones donde las principales divergencias existen, tener en cuenta para las negociaciones multilaterales la cuestión de los diferentes y cambiantes niveles de desarrollo de sus Miembros.

esperisen@gmail.com