Opinión

Hagamos la diferencia

TLC con Corea del Sur

Samuel Reyes Gómez

Samuel Reyes Gómez

El miércoles recién pasado, cinco países de Centroamérica: El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá firmaron un tratado de libre comercio con Corea del Sur. Este acuerdo mejorará el acceso de bienes centroamericanos al país asiático y de exportaciones surcoreanas de vehículos o electrónica a la región. Únicamente Guatemala se quedó al margen en la firma de este acuerdo, con lo que se envía un mal mensaje a la Integración Centroamericana. Es lógico que es mejor negociar en bloque que en forma individual.

La decisión de Guatemala se debió a la presión de tres industrias: metalurgia, calzado y bebidas envasadas, quienes rechazaron adherirse a este tratado, al considerar que están en completa desventaja frente a la industria de ese país, lo que denota el miedo a la alta productividad y calidad de estos productos en Corea, considerando que el país puede recibir altos volúmenes de estos artículos y a sabiendas de que no existe una expectativa para exportarlos. Lo que han perdido de vista es que mucho de este producto entra a Guatemala por contrabando.

Corea del Sur es la cuarta economía más grande de Asia, después de Japón, China e India, y la decimotercera del mundo, el más grande de los cuatro dragones asiáticos. Los otros son Hong Kong, Singapur y Taiwán, cuyo auge ha sido inesperado y sorprendente, un socio comercial importante para las economías más grandes a nivel mundial. Por ejemplo, para Japón y China es el tercer socio comercial más importante, el séptimo para EE. UU. y el octavo para la Unión Europea. Tiene una población urbana de 51 millones, con un crecimiento poblacional de 0.48%, el producto interno bruto per cápita es de US$37,700 y con índice de competitividad global de 26.

Guatemala exporta a Corea del Sur principalmente plomo, café, bebidas líquido alcohólicas y vinagres, banano, zinc y otros productos que significan el 17.2% de las exportaciones totales, con valores cercanos a los Q100,000,000.00 en los últimos años, e importa tres veces más de dicho país productos como material de transporte, textiles, máquinas y aparatos para usos eléctricos, materiales de plástico y sus manufacturas, así como hidrocarburos. Guatemala es el principal proveedor de Corea del Sur de la región centroamericana. El 75% de las exportaciones de Centroamérica a Corea del Sur están lideradas por Guatemala y Costa Rica.

El coreano es un consumidor preocupado por el ambiente y la salud, se enfoca en características como el empaque, la calidad y la innovación, busca productos saludables y se preocupa de su estética, adopta en forma fácil tendencias de occidente y se informa bien antes de comprar, por lo que productos como cosméticos, productos orgánicos, para la salud, higiene y cuidado personal, alimentos, bebida y turismo con valor agregado tienen gran potencial, al ser productos que Guatemala está ya exportando. El mercado coreano significa una oportunidad para que el país continúe su proceso de diversificar el mercado. La dependencia de Guatemala al comercio con EE. UU. se reduce cada vez más y se diversifica hacia nuevos mercados como Asia, América del Sur, El Caribe, África, etc.

Ha sido un error no concluir las negociaciones bilaterales para firmar en conjunto con los otros países centroamericanos, pero estamos a tiempo de hacerlo en el corto plazo, deben prevalecer los intereses generales y no los particulares de estos tres sectores, pues al fin y al cabo todo se reduce a ser competitivos y en eso es lo que los productores de este país deben enfocarse, para competir a nivel mundial. Las importaciones también deben diversificarse, al fin y al cabo importamos estos productos de otros países.

samreygo@yahoo.com