Opinión

Urbanismo y sociedad

Un gobierno sin planes estratégicos

Alfonso Yurrita

Alfonso Yurrita

En Guatemala todos los métodos existentes se están produciendo sin una planeación básica. Se debe buscar orientar técnica y científicamente las relaciones nacionales y se debe evitar a los “Coimas”, expulsándolos de los trabajos (Coima: sinónimo de soborno, con el objetivo de obtener un favor). Se debe entender que no existe un solo sistema de planeación, por lo cual cada organización debe   adoptar su propio Plan, el cual debe estar diseñado para que se adopten las características de cada empresa. Así como cada organización difiere en algunos aspectos de las demás, lo mismo sucede con los sistemas.

En Guatemala, las debilidades del Estado se basan en la ausencia de estrategias y planes que definan los conceptos en resguardo contra los “Coimas” y que la afectan, como el caso del narcotráfico. Como dice Trump, quien expresa: “Estos países dicen no podemos controlar —el tráfico de drogas. Estas personas están llegando desde El Salvador, Guatemala, Honduras, México, por todas partes. Están llegando a nuestro país”, enfatizó el mandatario. “Así que les damos miles y miles de millones de dólares y no hacen lo que se supone que deben hacer, y ellos lo saben, pero vamos a tomar una acción muy dura”, sentenció.

En tanto, el presidente Morales, sin una planificación estratégica para el país, se está desarrollado la segunda generación criminal de pandillas juveniles de carácter internacional y de “Coimas”, dedicados al tumbe de droga, asesinatos y mensajes contra el Ministerio Público e intentos para minar a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), y sin planes estratégicos a nivel nacional. Que por lo visto el presidente Morales y la ministra de Relaciones Exteriores, Sandra Jovel, ignoran antes de su viaje. La ONG Human Rights Watch (HRW) denunció al presidente de Guatemala, Jimmy Morales, de entorpecer la labor de una comisión antimafias de la ONU que ha sido clave en la lucha contra la corrupción. Como el caso de un grupo de maestros del Sindicato de Trabajadores de la Educación de Guatemala, que como buenos “Coimas” ovacionó al presidente Jimmy Morales y a Joviel Acevedo, dirigente de esa agrupación, al concluir una reunión en la Casa Presidencial, en la cual ambos acordaron un incremento salarial para ese sector, mientras los programas de apoyo a los estudiantes siguen estancados. Este pacto, para que pueda ser viable, debe identificársele una fuente de financiamiento. “Si esto no ocurre, el acuerdo sería ilegal”. Pero Joviel expresó: “Prefiero ser tramposo y no corrupto”, para no pagarle a los abogados.

Trump, en tanto, deja a 16mil salvadoreños al borde de la deportación. La pregunta que resulta de esto es: ¿Cómo estaremos nosotros? Cuando esto no responde a un plan estratégico adecuado a nuestras realidades. Que por lo visto ignora el presidente Morales, que abordó el mandatario estadounidense previo a su participación mutua en el Desayuno Nacional de Oración en Estados Unidos; le recordó a Morales la importancia de contener la inmigración ilegal de Guatemala hacia EE. UU. “Que emigran por razones económicas”, pues aquí siguen en la economía informal. Finalmente trataron asuntos de seguridad y “prosperidad”, que el Gobierno de Estados Unidos mantendrá la misma línea respecto a la Cicig y el comisionado en la lucha contra la corrupción. Frente a la lucha emprendida contra las estructuras criminales y prácticas de corrupción en que Tillerson volvió a expresar que “En Guatemala se sigue apoyando fuertemente a la Cicig y al Comisionado para reivindicar el estado de Derecho”.

alfonsoyurritacuesta@gmail.com