Opinión

Mirador

¡Vote por Codeca!

Pedro Trujillo

Pedro Trujillo

Archivado en:

Codeca Pedro Trujillo

Codeca ha insinuado que piensa participar en las próximas elecciones en coalición con otros movimientos/grupos de izquierda radical y separatista. ¡Sean bienvenidos al mundo democrático!

De momento, lo único visible que han hecho, sin embargo, ha sido darse color al cortar carreteras, sustraer fluidos —es decir, robar electricidad— y manifestarse en apoyo de la dictadura venezolana y sus “logros”. Quizá sus dirigentes hayan entendido que están perdiendo el tiempo, adeptos y simpatizantes con esa forma violenta de actuar, y desean darle la vuelta.

No es de recibo admitir ese tipo de conductas agresivas sobre la base de que “se han agotado todas las vías de diálogo” o por “demandas sociales históricas” no satisfechas, y merecen contundente reproche. De aceptar esas patrañas —y no condenarlas firmemente— se justificaría la violencia sobre la base de cualquier alegre supuesto u ocurrencia. Recordemos que similares razones aducen quienes roban, agreden o matan, especialmente los terroristas, explicando su actuar “por haber agotado todos los recursos” y ante la “imposibilidad” de hacer las cosas de forma pacífica, además de la “necesidad” de alcanzar el poder y luchar contra la “opresión”.

Guatemala, mal que bien, es una democracia que permite presentar opciones de forma pacífica, no cerremos lo ojos ni la razón. Hay diferentes formas de participar en la vida política, aunque sea un imperfecto sistema en construcción y desarrollo. No reconocerlo, además de falso, permite cualquier actuar extremo, incluso contra quienes piensan que hay que hacerlo radicalmente. El país ha sufrido muchos años —y lo sigue haciendo— por culpa de pendejos que creen que matando se solucionan las cosas. Adoptar la democracia fue un modelo alternativo a la imposición dictatorial y permite, respetando derechos individuales, tomar decisiones por mayoría sobre intereses colectivos.

Si los integrantes de Codeca proponen nacionalizar la energía eléctrica es todo un avance, porque ahora la roban, la venden y se quedan con el dinero; si quieren que dimita el Presidente es porque seguramente cuentan con liderazgo alternativo para las próximas elecciones, y si ansían encarcelar a los diputados, están pensando posiblemente llenar el hemiciclo con sus innumerables representantes, aunque impongan el color rojo y negro o la manida imagen del Ché asesino, todo ello propio de movimientos radicales de izquierda. ¡Qué bueno que tengan la decencia y el valor de someter sus propuestas a las urnas! Ya veremos qué ocurre. Además, sean bienvenidos al mundo de la democracia, en el que se debate y no se mata, violan derechos, roba a los demás ni se impone nada a la fuerza. Al menos que el dinero que reciben de la cooperación internacional no sirva exclusivamente para importunar.

La historia muestra que los radicalismos, cuando batallan en el campo de las ideas, la razón y las elecciones, suelen diluirse primero y desaparecer después, y si no miren el ejemplo de los “luchadores” de la URNG, así que démosle la bienvenida a Codeca y a sus socios para 2019. De momento, sin embargo, hay que condenarlos y exigir a las autoridades —para eso están— que actúen contundentemente contra quienes desean imponer sus ideas violentamente, afectando continuamente derechos de los demás.

De aquí a 2019 pueden practicar el respeto al próximo, ganarse la credibilidad de la que carecen y mostrar que realmente están por la democracia a la que agreden frecuentemente.

www.miradorprensa.blogspot.com