Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

13/03/13 - 00:00 Opinión

CON NOMBRE PROPIO

¿Qué pasa en Venezuela?

Murió el presidente Chávez. Hasta donde se sabe no juró jamás su nuevo mandato. El Tribunal Constitucional, en un fallo que no resiste mayor análisis, sostuvo que no tenía que jurar de nuevo el período, porque ya lo había hecho. No cabe duda de que para América Latina hay un antes y un después de Chávez. Es innegable que el discurso y su acción sobre la verdadera independencia de la región tiene mucho de cierto, nadie cuestiona que ganó los procesos electorales en su país, y también es cierto que hizo una Constitución a su medida.

ALEJANDRO BALSELLS CONDE

Una República descansa en un aspecto básico: el poder se frena con el poder mismo. Si entre los poderes del Estado hay subordinación, quien pierde es el ciudadano, porque siempre, por naturaleza humana quien detenta el poder tiende a abusar de él.

El relevo del presidente Chávez demuestra una Venezuela con precaria institucionalidad y en donde tanto el Consejo Electoral como el órgano que ejerce las funciones de Tribunal Constitucional, no son más que cajas de resonancia del poder. No se requiere ser abogado o venezolano para percatarse de que quien debe ejercer las funciones presidenciales en este momento es quien presidía la Asamblea —Congreso—. Pero esto no sucedió y asumió el vicepresidente del presidente, que nunca juró su nuevo período.

Cuando se habla de Derecho Constitucional, como en este caso, es difícil entender que la defensa de este orden no es ni de izquierda ni de derecha. La defensa del ordenamiento constitucional trasciende a las ideologías y las fronteras porque es el marcaje que garantiza la fluidez en el debate de ideas.

Chávez, en 14 años, dejó un legado. Para unos es bueno, para otros será malo. Lo que sí es evidente es que la manipulación de un texto constitucional redactado por el propio chavismo dibuja un país de fachada y poco serio.

Saber qué país tiene más recursos naturales que Venezuela en la región, y de ahí que el liderazgo sobre uno de los países más ricos de este hemisferio es una cuestión que tiene efectos sobre nuestra área.

Los guatemaltecos superamos desde 1985 la pregunta: ¿es legítima nuestra constitución?. Hoy los venezolanos se hacen esta pregunta. Algunos afirman que su promulgación fue hecha en atentado contra el orden establecido y desde siempre fue ilegítima; otros no ponen en duda la legitimidad de su promulgación, pero no saben cómo atajar el dilema de su aplicación, así que nadie puede saber qué pasa en Venezuela.

Centroamérica tuvo en los tres últimos años verdaderos desafíos en su justicia constitucional. El Salvador, Honduras y, sobre todo, Nicaragua protagonizaron fallos y crisis que dejaron al desnudo la precariedad, sin embargo sí debemos preocuparnos cuando un gigante como Venezuela protagoniza un rompimiento constitucional desde los propios estrados judiciales. Los centroamericanos hemos sido en muchas ocasiones víctimas del abuso del poder, así que estemos atentos a fortalecer y vigilar a nuestros órganos de control, porque “cuando veas las barbas de tu vecino cortar…”.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.