Opinión

liberal sin neo

Preguntas constructivas

Fritz Thomas

Fritz Thomas

A partir de enero tendremos un nuevo equipo, con algunos repitentes, frente a la piñata. Algunas preguntas constructivas:

¿Habrá cambios sustanciales en el sistema de educación pública? ¿Se podrían introducir elementos que lo sometieran a la disciplina y productividad de la competencia? ¿Se buscará privilegiar a las comunidades y padres de familia en la toma de decisiones, nombramiento de maestros y control sobre la educación? ¿Se orientará la preparación de la juventud para una vida productiva, o seguirá la formación políticamente correcta? ¿Se hará lo mismo; centralizado, politizado, bajo el control de la burocracia atrincherada y los sindicatos, solo que “mejor”?

¿Habrá medicina en los hospitales? ¿Es eficiente y sostenible el actual modelo de salud pública? ¿No es poco ambicioso un crecimiento económico de 4.5%, para empezar a salir de la pobreza? ¿Se puede ser más audaz?

¿Seguirá aumentando la deuda pública? ¿Se verá pronto una “reforma” tributaria más, para aumentar los impuestos a quienes ya los pagan? ¿Podría reducirse el IVA y el ISR al 10%, para dejar de favorecer al consumo sobre la inversión y oxigenar la actividad productiva? ¿Se eliminarán los aranceles para aliviar el bolsillo del consumidor y cortar de tajo el principal combustible de la corrupción en las aduanas? ¿Se bajará la barra de la formalidad y la regulación para incentivar la incorporación a la economía formal?

¿Serán creadas nuevas secretarías para tratar asuntos específicos, especiales, emergentes, estratégicos o geoestacionarios vitales? ¿Quizás un nuevo comisionado para promover los buenos modales o la bondad hacia el adulto mayor? ¿Una secretaría o comisionado para arreglar el clima, siendo que siempre llueve mucho, muy poco o cuando no toca? ¿Cuántos nuevos “asesores” habrá? ¿Jimmy va a exigir: ¡Ni un solo asesor más y corten a la mitad!? ¿El secretario privado del viceministro tendrá carro, chofer y guaruras para llevar a sus hijos al colegio y a la mujer, al súper y al salón?

Venimos de cuatro años de publicidad de los reyes de la “solidaridad”, seguidos de otro tanto de propaganda exaltando a la realeza de la “seguridad”. ¿Qué rollo se va a disparar la propaganda de Jimmy? ¿Va a prohibir la inútil y costosa propaganda gubernamental, que glorifica a funcionarios por hacer su trabajo y cada vez que inauguran un chorro? ¿Continuarán los comedores solidarios/seguros, con nuevo nombre? ¿Seguirán las compras por excepción?

¿Se estatizará el servicio de energía eléctrica, sometiendo este estratégico servicio y a los usuarios a la bolivarización; a la manipulación y saqueo político que esto inevitablemente conllevaría? ¿Cómo le irá a la industria de la protesta con Jimmy? ¿Podrá salvarnos de los sindicatos? ¿Se podrá arreglar la pista del Aeropuerto y mantener en buen funcionamiento los baños? ¿Qué hace el Gobierno administrando aeropuertos?

¿Se enfrentará al elefante blanco, disfrazado de conquista de los trabajadores, llamado IGSS? ¿Se le retirará el monopolio? ¿Seguirán con el uso y abuso del ahorro de los trabajadores, para “invertir” en deuda pública y en creativos proyectos diseñados para el ordeño? ¿Se va a enfrentar el eterno problema del transporte público urbano, con soluciones técnicas y modernas? ¿Seguirá el Banco de Guatemala acumulando pérdidas, “neutralizando liquidez”, mientras construye una bomba monetaria en el altar de la estabilidad macroeconómica?

¿Continuarán las extorsiones que asfixian a la actividad productiva? Por ahora, corresponde el optimismo.

fritzmthomas@gmail.com