Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

27/02/13 - 00:00 Opinión

CATALEJO

Un sereno análisis sobre Benedicto XVI

COMO ERA DE ESPERARSE, ha provocado numerosos comentarios en todo el mundo la inesperada renuncia del cardenal Joseph Ratzinger a seguir ejerciendo el máximo cargo de la Iglesia Católica con el nombre de Benedicto XVI. Algunos provienen de plumas de personas felices porque consideran esa decisión una prueba de debilidad, porque ven un cisma o porque simplemente se alegran de ver en problemas a la más importante y antigua agrupación cristiana del mundo. Otros hacen una defensa cerrada,

MARIO ANTONIO SANDOVAL

sin querer ver los evidentes y graves problemas eclesiásticos actuales. Pero pocos se han centrado en la persona y en la personalidad de alguien con interesantes características humanas y calidad humanística, en el mejor sentido griego de la palabra.

ACABO DE LEER el artículo El hombre que Estorbaba, de Mario Vargas Llosa, quien con su prosa elegante y clara expone estas características del personaje histórico cuyo papado duró ocho años. Desde la perspectiva de quien no es creyente y por eso analiza con mejores posibilidades de contribuir a la comprensión generalizada de lo sucedido, el escritor y comentarista peruano ganador del Premio Nobel señala algunos aspectos ahora fáciles de descubrir. Me refiero a su faceta de hombre “de biblioteca y cátedra, de reflexión y de estudio”, y lo califica de uno de los papas “más inteligentes y cultos que ha tenido en toda su historia la Iglesia católica”. Esto lo hacía ser un “anacronismo” al pertenecer “a una especie en extinción: el intelectual”

ESTA CUALIDAD DE HOMbre culto lo hacía reflexionar “con hondura y originalidad” sobre bases de información “teológica, filosófica, histórica y literaria”, pero con “novedosas y audaces reflexiones sobre los problemas morales, culturales y existenciales de nuestro tiempo”. Se enfrentó sin éxito a la secularización de Occidente, y los escándalos escenificados dentro del Vaticano. Vargas Llosa cita la descripción del periódico L´Osservatore Romano: “un pastor rodeado de lobos”, en referencia al “maquiavelismo de los intereses creados y los poderes fácticos en el seno de la Iglesia”. Luego, el comentarista señala la posibilidad de una reducción de los católicos en un mundo “devastado por el materialismo, la codicia y el relativismo moral.”

LA IDEA MÁS VALIOSA del texto de Vargas Llosa es plantear de hecho algunas interrogantes: si es posible para un humanista clásico ejercer el papado en un mundo donde ha adquirido enorme importancia la popularidad del jefe máximo de la Iglesia Católica. Se trata de la organización religiosa más relacionada con la cultura occidental, entre cuyos efectos se encuentran “el desarrollo del pensamiento, del arte, de las letras… que… contribuyeron a acabar con la barbarie e impulsar la civilización.” Entre los últimos cinco papas, los intelectuales son Pío XII y Paulo VI, y los populares, Juan XXIII y sobre todo Juan Pablo II. A Juan Pablo I no se le puede calificar, por su breve reinado. El tema es muy actual, a causa del próximo cónclave.

LOS AVANCES DE TODO tipo logrados por la humanidad han alejado a Occidente de la fase religiosa. No se puede comentar la renuncia de Benedicto XVI sin tratar de analizar el alejamiento y desvalorización de toda vida espiritual y de valores ajenos al materialismo individualista más encendido y profundo. Faltan pocos días para el fin del papado de Benedicto XVI, cuyo ingreso al monasterio donde pasará los últimos días de su vida significa al mismo tiempo su ingreso a la historia sin ser acompañado por la Muerte. El trabajo de Mario Vargas Llosa permite a quien lo lee analizar sus criterios con serenidad, seriedad y profundidad, aunque no se esté de acuerdo con todos o con ninguno. Por eso, el aporte de su artículo es importantísimo.

Más noticias de Opinión

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.