Opinión

URBANISMO Y SOCIEDAD

Sin Planes

Alfonso Yurrita

Alfonso Yurrita

Los discursos políticos que aspiran a un cargo tan importante como el de dirigir al País, Región o Municipio están totalmente acéfalos de contenido en sus mensajes a cargos tan importantes como el de ser electos para mejorar el Desarrollo. El sentido de discursos no expresan nada, algunos ni se expresan de viva voz, como el caso de Arzú en Gutemala. Y muchos otros sin contenido. A diferencia está el “Pacto por el Desarrollo Integral del Ciudadano” planteado por Luis Enrique Cruz (Veneno), quien expresa algo más sustancial de acuerdo a las circunstancias de crisis que se vive. O como el editorial de elPeriódico (4.6.2015) que subraya lo relativo a la crisis del transporte en la Ciudad de Guatemala: “... los aportes… de Q435 millones solo en 2015 que se ha venido dando al transporte urbano, incluyendo el Transmetro…, que se canaliza a través del opaco, secreto y cuestionado Fideicomiso de Transporte y Tránsito de la Ciudad de Guatemala (Fidemetra), constituido por la Municipalidad de Guatemala. Afortunadamente, la Cicig ya está sobre esta oscura “danza de millones”.

Es decir que los asesores o no saben nada, o no los escuchan, y se quedan con esos discursos como “gingles” publicitarios de productos de belleza. Así la población no ve en alguno que les solucione sus problemas, situando al sistema político a las orillas de una gran hecatombe. Como por ejemplo los componentes de seguridad ciudadana, que deberán establecer fuentes permanentes y confiables de información de base comunal, disponer de componentes tecnológicos suficientes no solamente para analizar y procesar datos para divulgarlos en tiempo y forma. Lo recién apuntado requiere, por tanto, de la elaboración de estadísticas e informes serios y sustentados que retroalimenten la prospección de las políticas públicas, por ende la investigación y el análisis científico será la base del seguimiento y la evaluación de las políticas. Conjuntamente con todo esto, han surgido otros problemas, como la incapacidad de atender la oferta de empleo que genera el desempleo y subempleo y se refleja en el comercio callejero, cuidadores de vehículos, mendicidad y otras formas de subsistencia.

Es esa llamada economía oculta que proporciona ingresos para la subsistencia y la otra, la del mercado negro. Pero no existen proyectos de localización de programas masivos de viviendas, de bolsa masiva de trabajo, con una promoción y desarrollo en serio de la comunidad, organización y construcción de centros comunitarios, coordinación de las oficinas estatales descentralizadas y privadas, proyectos de coordinación de programas y de asesoramiento técnico de los municipios y asesoramiento técnico en el desarrollo urbano-rural. Dentro de esto están los manejos de las fuentes de agua de lagos y ríos de Plamabag, ahora muchas contaminadas, en especial la Metropolitana, con ya casi cuatro millones de habitantes. Como ya lo había indicado varias veces: La ciudad ahora crece anárquicamente dirigida por el Alcalde o por empresas lotificadoras.