Opinión

punto de encuentro

Todas las voces

Marielos Monzón

Marielos Monzón

Ayer, 30 de noviembre, se celebró en Guatemala el Día del Periodista, fecha propicia para reflexionar sobre el trabajo de las y los comunicadores y el papel de los medios en una sociedad democrática. Importante también es abordar el tema de la libertad de expresión y los derechos a la información y la comunicación, que no son exclusivos de los periodistas o de los dueños de medios, sino de la ciudadanía en su conjunto.

A través de los medios de comunicación la gente recibe información y análisis que le permite interpretar los hechos y, en algunos casos, tomar decisiones. De ahí la importancia de que la agenda mediática sea plural y diversa y presente la realidad desde diversas perspectivas. En un país como el nuestro, con graves resabios de autoritarismo, racismo y machismo y donde priva la desigualdad, la pluralidad y los enfoque diversos deberían ser una prioridad y un imperativo.

Como he dicho en otras oportunidades, en la mayoría de países, y el nuestro no es la excepción, la generalidad de medios de comunicación son comerciales y, por lo tanto, están en manos de grupos económicos poderosos o de familias con suficiente capacidad financiera para hacer frente a una inversión de enorme envergadura. Por lo tanto, hay una coincidencia muy clara entre la agenda mediática y la agenda de la élite económica, aún y cuando no se pongan de acuerdo en lo que se publica y en el enfoque que se le da a la información que se traslada.

Inclusive las frecuencias de radio y televisión que son propiedad del Estado se otorgan a través de procesos de subasta, en donde el factor que priva para obtener una concesión es el económico, lo que limita la posibilidad de que diferentes sectores tengan acceso a las mismas y favorece los monopolios y oligopolios.

Nuestra frágil democracia precisa de medios de comunicación independientes y respetuosos de la pluralidad y la diversidad. En la medida en que la realidad pueda interpretarse a través de diferentes enfoques seremos capaces de construir una sociedad respetuosa de las diferencias. No se construye libertad de expresión sobre la base de la hegemonía del discurso; no se fortalece el ejercicio de ciudadanía cuando la realidad se transmite desde una perspectiva que muestra una sola manera de ver e interpretar el mundo. Y es precisamente aquí donde radica uno de los grandes retos que tenemos como sociedad: permitir a las y los ciudadanos interpelar la realidad desde múltiples perspectivas.

El tema de la libertad de expresión es demasiado importante como para dejarlo solamente en manos de los dueños de medios y de las y los periodistas. La defensa de un derecho humano fundamental que, repito, es de todas y todos, requiere de un debate amplio y plural sobre el acceso a la información, la pluralidad de las fuentes, la propiedad de los medios, la diversidad de los enfoques y la visibilización de temas y actores, que permitan entender y no criminalizar otras formas de ver e interpretar el mundo. Se trata de darle a la ciudadanía la posibilidad de escuchar a todas las voces, o al menos a la mayoría.

@MarielosMonzon