Opinión

ESCENARIO DE VIDA

Una nueva oportunidad

Vida Amor y Paz

Vida Amor y Paz

Estamos a las puertas de la Navidad y esto conlleva una serie de preparativos que las familias deben hacer. Enséñeles a sus hijos que si queremos cambiar un país, debemos empezar en casa. Hablo de no comprar arbolitos de pinabete que no tienen marchamo, y hábleles de disminuir la cantidad de basura que producimos. Por ejemplo, en Estados Unidos aumenta en un 25% la basura que se produce para Navidad. ¿Qué cantidad de basura sacará Guatemala en estas fechas? Menciono esto por el aumento de quema de cohetillos y fuegos artificiales, y empieza todo con la quema del Diablo hasta el día de Año Nuevo. Recordemos que las quemas en general son responsables del 20% del calentamiento global. No estoy diciendo que borremos del mapa nuestras tradiciones, sino que se haga con más responsabilidad y celebremos una Navidad ecológica y consciente.

Lo que venga para el 2016 recibámoslo con optimismo, sin conjeturas de ningún tipo, ni negativismo que no conduce a nada. Es importante que nos congratulemos por un año verdaderamente significativo e histórico, puesto que jamás habíamos tenido un movimiento social tan poderoso que ayudó a desarticular a bandas como la Línea, entre otros, y poner en prisión a personajes importantes de la política. No obstante, no bajemos la guardia y mantengamos nuestra postura de vigilancia para que siga desmantelándose la corrupción que aún está enraizada en varias instituciones de gobierno.

Por el otro lado, ya contamos con un presidente y vicepresidente electo que ganó con una mayoría de votos espectacular y ellos nos dan una imagen de sinceridad y de querer cambiar las cosas en este país.

Estamos al final de un año turbulento, pero satisfactorio porque hemos aprendido muchas lecciones en el camino. Una de ellas es que los panoramas y las conjeturas pueden estar erradas y que el futuro puede cambiar para bien. Puede ser que no todos estén contentos con la elección de Jimmy, pero guste o no guste, eso no es lo importante. Lo que es prioritario es que le demos la mano y lo apoyemos en todo lo que esté a nuestro alcance, sin ponerle piedras en el camino. Muchos arguyen que el Congreso no les dejará trabajar por la minoría de diputados con que cuentan, pero estoy segura de que si esta vez todos juntos cambiamos de tónica y dejemos de empujarnos unos a otros por demostrar poder, las bendiciones nos llegarán. En vez de entorpecer, apoyemos resoluciones que vayan en bien del país, para construir juntos una nueva nación que brinde a nuestros hijos y nietos una Guatemala mejor.

Si usted, querido lector, está de acuerdo conmigo, es porque también siente esa necesidad de esperanza y que avancemos sin dejarnos influenciar por panoramas oscuros o conjeturas que no nos llevan a nada. Sumemos en vez de restar. Debemos creer que podemos volar, tal y como lo hizo Charles Lindberg cuando voló por primera vez a través del Atlántico y nadie creyó que podía ser posible. Creamos más en nosotros mismos y en personas que nos hablan con buena fe y buena lid; con un espíritu limpio, con una sonrisa auténtica, con un sueño que habla con sinceridad.

vidamordepaz@yahoo.com