Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

22/12/12 - 00:00 Opinión

MACROSCOPIO

La verdadera nueva era

Empezamos con un cor-dial y afectuoso saludo para todos los pueblos indígenas que celebraron el inicio de una nueva era. Esta nueva era parece ser una realidad por actitudes y hechos que hemos visto recientemente, como las declaraciones del presidente de todas las alcaldías indígenas, el señor Tomas Calvo Mateo, alcalde de Chichicastenango, quien llamó a la unidad nacional, a trabajar juntos y a evitar a toda costa la conflictividad en el país. Además, el día lunes se suscribió el Acuerdo Estratégico de Cooperación Interinstitucional

HUMBERTO PRETI

entre la Cámara Empresarial de Comercio y Servicios (Cecoms) y la Gremial de Empresarios Indígenas Guatemaya.

Guatemaya es una organización de auténticos empresarios indígenas, comprometidos con Guatemala, el estado de Derecho, las libertades y derechos supremos del individuo.

Manifiestan ser creyentes en que la empresarialidad, la productividad, la generación de empleo y el trabajo constituyen los factores necesarios para promover el desarrollo económico y social de Guatemala. Dicen ser fervientes creyentes en que la ética y la moral son consustanciales a toda actividad económica y comercial.

En su discurso, el presidente de Guatemaya, el señor Luis Tepeu Pirir, resaltó que el racional y sustentable aprovechamiento de los recursos naturales contribuirá al desarrollo económico y social de los pueblos y contribuye significativamente a la superación de la pobreza.

Remarcó la necesidad de crear espacios respetuosos de discusión, en donde quienes tengan duda sobre el aprovechamiento de los recursos naturales presenten sus argumentos al análisis público, con la debida sustentación técnica.

Esto definitivamente es algo que se contrapone a las actitudes negativas, contestatarias y a las medidas de hecho de los grupos desestabilizadores.

Fue verdaderamente halagador ver en el auditorio a tanta mujer empresaria participando, habiendo viajado desde lejanos municipios y aldeas para ser testigos de algo que será beneficioso para sus empresas, no importa el tamaño que estas tengan, pues parte del acuerdo consiste en buscar el acceso a los programas de capacitación, financiamiento y cooperación internacional, orientado al desarrollo de la empresarialidad y la innovación. Esperamos que los embajadores asistentes anuncien en sus países que este es el tipo de cooperación que se necesita, y no la que han dado, que en nada ha ayudado a mejorar las condiciones de los pueblos.

Resalta el acuerdo que los firmantes están convencidos de que el desarrollo de Guatemala se basa en el trabajo honesto, honrado y tesonero, alejado de toda conflictividad y en apego al marco jurídico vigente, y que se realizarán las alianzas estratégicas necesarias para interactuar por una nación próspera y en paz.

Como este acuerdo ya hemos visto otros ejemplos, como ha sucedido con la Asociación de Productores de Verdura de la Región Ixil y la Asociación Chajulense, donde la conflictividad se ha dejado por un lado y han sido beneficiados por convenios con organizaciones nacionales e internacionales, alejando cada vez más a sus miembros de la pobreza.

El acuerdo entre Guatemaya y Cecoms es de vital importancia, pues se unen dos fuerzas productivas, unos con posibilidades de conseguir recursos, mercados y tecnología, y los otros con deseo de superación y trabajo tesonero, que harán que los resultados se vean en un plazo no lejano.

Sin duda está empezando una verdadera nueva era.

Más noticias de Opinión

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.