Opinión

Q’A NO’JB’AL

Yo no fui

Kajkoj Máximo Ba Tiul

Kajkoj Máximo Ba Tiul

Para todos los partidos políticos debería ser obligatorio poner en su material de campaña lo siguiente: “El consumo de este producto es un peligro para el fortalecimiento de la democracia en Guatemala”. Sobre todo cuando están dirigidos por estúpidos, sinvergüenzas y mentirosos, que niegan todo lo que han hecho. Algo así como la canción del “yo no fui”.

Esto no es solo cualidad del partido Líder, que dicho sea de paso tiene entre sus filas lo más escogido de la corrupción; si no habría que preguntarle cómo llegó a ser dueño de casi toda la orilla del lago Itz’a y cómo muchos personajes de esta empresa partidista a nivel nacional están financiando su campaña electoral, incluso presentándose como expertos en todo y, además, engañando a las comunidades con su famoso eslogan: “Baldizón presidente más alcalde, más ayuda para la gente”, cuando su rol no es ayudar, sino que tenga la capacidad para buscar formas para resolver los problemas básicos de la sociedad, principalmente relacionado a educación, salud, vivienda y trabajo.

Todas las empresas políticas que están participando en esta contienda electoral tienen los mismos problemas. Pero lo más absurdo y ridículo de alguien que quiere gobernar el país y que además se considera un “doctor”, que no sepa cuál es la función de un organismo internacional como la OEA, ONU, UE y que además no entienda que cualquier agencia, programa, proyecto, comisión, relatoría, expertos, de cualquiera de estos organismos, tienen el papel de investigar, informar y recomendar a los Estados miembros, para mejorar su modelo democrático y su relación con la Sociedad.

El máximo dirigente del partido Líder pretende hacernos creer con su sarta de mentiras que llegó a la OEA a convenir para que venga una comisión a observar las elecciones, cuando esto ya es un acuerdo entre Estados y el único que puede hacer la invitación es el presidente en funciones y nadie más. Por otro lado, afirmar que nunca ha participado en el Gobierno, cuando en realidad ya fue diputado de la UNE y que su retiro fue para crear su propio partido.

Otro dato importante para pensar que estamos ante nuevos déspotas y mentirosos que quieren gobernarnos, y es que la Cicig no es una intervención extranjera, sino que fue una solicitud del Estado de Guatemala, ante Naciones Unidas, ante nuestra incapacidad de controlar las famosas Ciacs y que su rol no es perseguir políticamente a nadie, sino investigar y ya le corresponde al MP y a la Corte Suprema de Justicia juzgarlo o no o se queda en el cajón de los casos muertos, como suele suceder en el país, que cuenta con un sistema de justicia igual de cooptado.

En todo caso, no se podrá seguir ningún caso si el pueblo baja la guardia y si se sigue votando por corruptos y mentirosos. Con todo respeto, no endiosemos a los personajes, pensemos si tenemos la capacidad de cambiar todo este estado de putrefacción, donde la corrupción y la impunidad solo es parte de.